El Papa constata la distorsión mediática de los documentos pontificios

Pide «maneras oportunas de transmisión y de difusión»

| 663 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 6 febrero 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha constatado que los medios de comunicación distorsionan con frecuencia los documentos del magisterio de la Iglesia por lo que ha pedido encontrar modos oportunos para su transmisión.



Los fieles, constató, son con frecuencia «desorientados más que informados a causa de las reacciones e interpretaciones inmediatas de los medios de comunicación».

El Papa expuso esta preocupación, que ya ha manifestado en otras ocasiones, al encontrarse este viernes con los participantes en la sesión plenaria que convoca cada dos años la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo prefecto es el cardenal Joseph Ratzinger.

«En realidad --aclaró el Papa en su discurso--, la recepción de un documento, más que un hecho mediático, debe considerarse sobre todo como un acontecimiento eclesial de acogida del magisterio en la comunión y en un compartir más cordialmente la doctrina de la Iglesia».

«Se trata, efectivamente, de una palabra autorizada que arroja luz sobre una verdad de fe o sobre algunos aspectos de la doctrina católica contestados o mal interpretados por determinadas corrientes de pensamiento o de acción», añadió.

«Precisamente en esta valencia doctrinal se encuentra el carácter profundamente pastoral del documento, cuya acogida se convierte, por tanto, en una ocasión propicia de formación, de catequesis y de evangelización», indicó el obispo de Roma.

«Para que la recepción se convierta en un auténtico acontecimiento eclesial, conviene prever maneras oportunas de transmisión y de difusión del mismo documento, que permitan su pleno conocimiento», sugirió.

«Ante todo --insistió-- por parte de los pastores de la Iglesia, primeros responsables de la acogida y de la valoración del magisterio pontificio, como enseñanza que contribuye a formar la conciencia cristiana de los fieles ante los desafíos del mundo contemporáneo».