El Papa constata la «relación íntima» entre los enfermos y la Virgen María

Lanza las celebraciones de la Jornada Mundial del Enfermo en Lourdes

| 1166 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 8 febrero 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II anunció este domingo que las celebraciones de la Jornada Mundial del Enfermo, que se culminarán el 11 de febrero, buscan hacer redescubrir la «íntima relación» que se da entre los enfermos y la Virgen María.



En esta ocasión, como el mismo Papa recordó en su encuentro con los peregrinos, antes de rezar la oración mariana del «Angelus», las celebraciones tendrán por foco mundial el Santuario de la Virgen de Lourdes (sur de Francia), con la participación de unos 25.000 peregrinos.

El Santo Padre recordó que, en este año, esta celebración recuerda, además, «el aniversario de los 150 años del dogma de la Inmaculada Concepción», proclamado por el beato Papa Pío IX.

«Es conocida la íntima relación que se da entre Nuestra Señora de Lourdes y el mundo del sufrimiento y de la enfermedad --constató el pontífice--. En el Santuario, surgido en la gruta de Massabielle, los enfermos son desde siempre los protagonistas y Lourdes se ha convertido con el pasar de los años en una auténtica ciudad de la vida y de la esperanza».

«La Inmaculada Concepción de María es, de hecho, la primicia de la redención realizada por Cristo y prenda de su victoria sobre el mal --siguió explicando--. Ese manantial de agua que surge de la tierra, en el que la Virgen invitó a beber a Bernadette, recuerda la potencia del Espíritu de Cristo, que regenera íntegramente al ser humano y le da la vida eterna».

El pontífice encomendó a la Virgen, por último, los encuentros previstos para las celebraciones que tienen lugar en estos días en el Lourdes.

Las celebraciones de la Jornada comienzan este lunes, día dedicado a un encuentro de representantes de Conferencias Episcopales con el objetivo de promover y renovar la pastoral de la salud en Europa.

El martes tendrá lugar un encuentro internacional de reflexión teológica sobre cuestiones de bioética y sobre «la relación especial entre la Inmaculada y los enfermos», como recordó el Papa en el «Angelus».

Finalmente, en el tercer día tendrá lugar la concelebración eucarística, momento culminante, que será presidida por el enviado especial del Santo Padre, el cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud.

El programa prevé también otros momentos litúrgicos y de oración, como la unción de los enfermos, la bendición eucarística a los enfermos, o la tradicional procesión con las antorchas típica de Lourdes.

Este encuentro culmina una vuelta al mundo de celebraciones, pues la primera Jornada Mundial del Enfermo, convocada por el Papa en 1993, también se celebró en Lourdes. Desde entonces ha recorrido los diferentes continentes. En el año 2003, se celebró en Washington.

La Jornada Mundial del Enfermo se celebra todos los años el 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes, con el patrocinio del Consejo Pontificio para la Salud encargado de orientar, coordinar, y promover la comunión de los servicios de pastoral de la salud que se realizan en las diversas Iglesias particulares.

Las apariciones de la Virgen en Lourdes tuvieron lugar el 11 de febrero de 1858, cuando Bernadette Soubirous, de 14 años, muchacha humilde, fue con dos compañeras en busca de leña junto a la gruta de Masabielle, en las cercanías de la localidad de Lourdes.