El Papa, consternado por las consecuencias de las inundaciones en Madeira

Envía un telegrama de pésame a través del cardenal Bertone

| 1945 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 23 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- El Papa se mostró “consternado por las graves consecuencias de las recientes inundaciones en la isla de Madeira que ha provocado decenas de muertos y enormes daños materiales a sus habitantes”.

Lo hizo en un telegrama de pésame enviado, con fecha del 22 de febrero, al obispo de Funchal, monseñor Antonio José Carrilho, a través del cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone.

“El Sumo Pontífice desea asegurar a toda la comunidad local su preocupación, encomendando a las víctimas a la misericordia de Dios y suplicando consuelo y apoyo para sus familias, los heridos y los que han perdido sus bienes”, indica el telegrama.

Benedicto XVI también les bendijo e invocó “reconfortantes gracias divinas” para “todos los probados por este drama sin olvidar a las personas que participan en los trabajos de socorro y asistencia”.

Mientras tanto, Caritas diocesana de Funchal continúa trabajando con fuerza sobre el terreno, apoyando a los afectados por el temporal del sábado.

En estos momentos, tiene acogidas a 400 personas en distintos locales de alojamiento, informa en su página web.

También ha organizado un sistema de recogida y entrega de productos de primera necesidad, como medicinas, ropa, alimentos enlatados, etcétera.

Por otra parte, un grupo de un centenar de scouts del Movimiento Scout Católico está colaborando con el Ayuntamiento de Funchal en las tareas de limpieza.

A primera hora de esta tarde, el obispo Carrilho presidió, en el Cementerio de San Antonio, un funeral por las víctimas.

Posteriormente, en la Iglesia de Monte, presidió el funeral de un bombero fallecido a causa del temporal.