El Papa da un obispo a los católicos de Kazajistán

Una comunidad de deportados de Stalin, aislada durante más de medio siglo

| 462 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 19 mar 2001 (ZENIT.org).- Entre los nueve obispos que ordenó esta mañana Juan Pablo II se encontraba el líder de la Iglesia católica de rito latino en Kazajistán, país en el que la Iglesia comienza a resurgir tras los años de la persecución soviética.



Desde 1990, Tomasz Peta ha sido párroco de la aldea de Osiornoe, una comunidad de exiliados católicos ucranianos deportados por Stalin en 1936. Desde entonces, estos pocos miles de católicos de rito latino y sus hijos vivieron abandonados del mundo, en plena estepa kazaja, sin poder recibir noticias de la Iglesia en el exterior, y sin la asistencia de un sacerdote, según informa la agencia misionera de la Santa Sede, Fides.

Un sacerdote deportado en un campo de concentración les visitó en una ocasión al ser liberado. Más tarde, tras la segunda guerra mundial, recibieron visitas clandestinas de otro sacerdote de manera muy esporádica.

En 1981, el padre Jan Pavel Lenga, actual obispo de Karaganda, exploró la zona en busca de los católicos deportados de los que no se tenían noticias. A pesar de las dificultades impuestas por la policía, descubrió la comunidad de Osiornoe, que había mantenido intacta la fe a pesar del aislamiento.

Su presencia devolvió esperanza y dinamismo a esta comunidad, que en tiempos de la Perestroika de Mijaíl Gorbachov consiguió el permiso y comenzó la construcción de una iglesia, a pesar de que todavía no tenían sacerdote. De este modo, en 1990, recibió a un misionero procedente de Polonia, el padre Tomasz Peta.

Un año después, en 1991 Kazakistán se convertía en República independiente. En 1995, aquella iglesia de Osiornoe, surgida de la fe de laicos abandonados, se convirtió en elsantuario del Kazakistán dedicado a María, Reina de la Paz.

Al ver la fe de esta gente, Juan Pablo II ha decidido dales un pastor por obispo, el mismo padre Peta, quien ahora tendrá por misión asistir a las comunidades aisladas y evangelizar Kazajistán.