El Papa define la Shoah como una vergüenza para la humanidad

El Santo Padre escribe a su amigo el rabino Skorka por el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1024 hits

Nunca más se repita un horror como el de la Shoah, que es una vergüenza para la humanidad. Así lo ha declarado el Papa Francisco en la Jornada de la Memoria, en una carta que ha escrito a su amigo el rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka. La carta será leída esta noche en el Parco della Musica de Roma, con ocasión del concierto "Los violines de la esperanza", evento organizado para recordar a las víctimas de la Shoah.

El papa Francisco ha expresado su cercanía al pueblo judío en la Jornada de la Memoria, ysegún adelanta Radio Vaticana, Francisco desea que cuántos escuchen esta música conmovedora "puedan identificarse con esas lágrimas históricas, que hoy vienen a nosotros a través de los violines, y sienta un fuerte deseo de trabajar para que nunca más se repitan tales horrores, que son una vergüenza para la humanidad".

Asimismo indica que el público escuchará músicas de Vivaldi, Beethoven y otros grandes compositores, "pero el corazón de cada uno de los presentes sentirá detrás del sonido de la música vive el sonido silenciosos de las lágrimas históricas, lágrimas de las que dejan huella en el alma y en el cuerpo de los pueblos".

En el concierto de esta noche, tocarán juntos, por primera vez en Italia, doce violines y un violoncello sobrevividos a la Shoah, cada uno con su historia dramática, encontrados y restaurados por el fabricante de violines israelí, Amnon Weinstein. Entre ellos, el violín que acompañaba los deportados en las cámaras de gas de Auschwitz; un violín arrojado desde un tren en ruta hacia el campo de concentración, que fue recogido y conservado por un trabajador francés. Están también los violines de los músicos judíos que en 1936 dejaron Alemania para ir a formar la Orquesta Filarmónica e Palestina, después de Israel, querida fuertemente por Toscanini y Huberman para salvarles de la deportación.

Instrumento errante, el violín - subrayan los organizadores del concierto - seguía a los judíos en sus peregrinaciones, también las más extremas, de fuga o de muerte. Significativamente, los violinistas solistas de esta noche serán músicos representantes de las tres religiones monoteístas, para "subrayar la capacidad de la música de unir, más allá de cualquier frontera, y dar esperanzan también en las pruebas más terribles".

El 1 de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó que el 27 de enero fuera el Día Internacional de Conmemoración de las víctimas del Holocausto. Se eligió esta fecha porque fue el 27 de enero 1945, el Ejército Soviético liberó a los presos del campo de concentración de Auschwitz.