El Papa desconocía las opiniones del obispo Williamson y exige su retractación

La Secretaría de Estado emite una Nota aclarando la situación de los obispos lefebvrianos

| 2505 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 4 de febrero de 2009 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI "desconocía la postura del obispo Richard Williamson sobre la Shoá en el momento de remitir la excomunión", y por tanto éste "deberá tomar de modo absolutamente inequívoco y público distancia" de ellas antes de "ser admitido a las funciones episcopales en la Iglesia".

Así lo expresa una Nota de la Secretaría de Estado vaticana, hecha pública este miércoles, en la que explica que el levantamiento de la excomunión a los cuatro obispos ordenados por monseñor Marcel Lefebvre en 1988 no supone su rehabilitación en el ministerio.

La Secretaría, el órgano que colabora más de cerca con el sumo pontífice, ha considerado oportuno emitir esta nota "a raíz de las reacciones suscitadas" por el levantamiento de la excomunión a los cuatro prelados de la Fraternidad San Pío X, "y en relación a las declaraciones negacionistas o reduccionistas de la Shoá por parte del obispo Williamson".

El documento consta de tres apartados en los que se aclaran los motivos de la remisión de esta grave pena, así como la situación de los cuatro prelados en la Iglesia y la cuestión concreta de las declaraciones del obispo Williamson sobre el Holocausto.

En cuanto a la primera cuestión, la nota explica que el Papa con este gesto de "benignidad" "ha querido quitar un impedimento que perjudicaba la apertura de una puerta al diálogo" tras el cisma.

Ahora el obispo de Roma "espera que la misma disponibilidad sea expresada por los cuatro obispos en total adhesión a la doctrina y a la disciplina de la Iglesia".

Respecto a la segunda cuestión, la situación de los prelados, la Secretaría de Estado aclara que el levantamiento de la excomunión "ha liberado a los cuatro obispos de una pena canónica gravísima, pero no ha cambiado la situación jurídica de la Fraternidad San Pío X".

Ésta, "por el momento. no goza de reconocimiento alguno en la Iglesia católica", aclara.

"Tampoco los cuatro obispos, aunque liberados de la excomunión, tienen una función canónica en la Iglesia y no ejercen lícitamente un ministerio en ella".

Para que este reconocimiento se de, es "condición indispensable", afirma la nota, "el reconocimiento pleno del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y del propio Benedicto XVI".

Negación de la Shoá

Respecto a las declaraciones objeto de la polémica, "absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre", la nota aclara que éstas eran "desconocidas por el Papa en el momento de la remisión de la excomunión".

"El obispo Williamson, para ser admitido a las funciones episcopales en la Iglesia, deberá también tomar de modo absolutamente inequívoco y público distancias a sus posturas sobre la Shoá", añade la Nota.

Por otro lado, aclara, el Papa ya aclaró su postura hacia el Holocausto el pasado 28 de enero, "cuando, refiriéndose a aquel salvaje genocidio, reafirmó Su plena e indiscutible solidaridad con nuestros Hermanos destinatarios de la Primera Alianza".

Por último, el Papa "pide el acompañamiento en la oración de todos los fieles, para que el Señor ilumine el camino de la Iglesia", y pide el apoyo de pastores y fieles para la "delicada y pesada misión del sucesor del apóstol Pedro como guardián de la unidad de la Iglesia".

Por Inma Álvarez