El Papa desea que los pueblos tengan los beneficios de la ciencia

Francisco ha recibido a los participants del Curso organizado por la Escuela Astrofísica del Observatorio Vaticano

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 560 hits

El santo padre Francisco ha recibido esta mañana a los jóvenes astrónomos participantes en el curso de verano organizado por la Escuela de Astrofísica del Observatorio Vaticano sobre el tema: "Galaxias cercanas y lejanas, jóvenes y viejas", en el que participan profesores y alumnos procedentes de 23 países.

En su discurso, el Santo Padre ha querido dar las gracias a los profesores que han "dedicado tiempo y esfuerzo para introducir a los jóvenes astrónomos en el arduo y fascinante trabajo de estudiar el universo, don precioso del Creador".

Tal y como el Papa ha explicado, durante casi un mes los participantes de este curso, se dedican no sólo al estudio de las galaxias, guiados por los profesores expertos en este campo, si no que han compartido con ellos "las tradiciones culturales y religiosas, dando un bonito testimonio de diálogo y de convivencia en armonía".

Asimismo, Francisco ha señalado que durante estas semanas de estudios "han dado vida a  colaboraciones científicas y uniones duraderas de amistad. Viendo vuestros rostros, me parece admirar un mosaico que incluye pueblos de todas las partes del mundo". De este modo, el Pontífice ha manifestado su deseo de que todos los pueblos puedan gozar de los beneficios de la ciencia,  un desafío que nos implica a todos, especialmente a los científicos.

Según ha indicado el Papa "la Escuela de Astrofísica del Observatorio Vaticano se convierte así en un lugar donde los jóvenes del mundo dialogan, colaboran y se ayudan unos a otros en la búsqueda de la verdad que se concretiza en este caso en el estudio de las galaxias". De este modo, ha añadido, "esta iniciativa sencilla y concreta muestra como la ciencia puede ser un instrumento apto y eficaz para promover la paz y la justicia".

También por esto "la Iglesia está comprometida en el diálogo con las ciencias y a partir de la luz ofrecida por la fe, ya que está convencida que la fe puede ampilar las perspectivas de la razón enriqueciéndola", ha observado el Pontífice.

Por otro lado, el Papa ha reconocido que "en este diálogo con las ciencias, la Iglesia se alegra del admirable progreso científico, reconociendo el enorme potencial que Dios ha dado a la mente humana".

Asimismo, Francisco ha querido animar a los presentes a que compartan los conocimientos adquiridos sobre el universo con la gente de sus respectivos países. "Solo una pequeñísima parte de la población mundial tiene acceso a estos conocimientos, que abren el corazón y la mente a los grandes interrogantes que la humanidad desde siempre se plantea: ¿de dónde venimos?, ¿a dónde vamos?", ha indicado el Papa.

Para concluir, el Obispo de Roma ha afirmado que la búsqueda de la respuesta a estas preguntas "nos predispone al encuentro con el Creador, Padre bueno, ya que en Él vivimos, nos movemos y existimos".