El Papa desmiente rumores sobre su dimisión anunciando un viaje a Ucrania

El periódico alemán «Bild» aseguraba que anunciaría su retiro en Navidad

| 153 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 6 nov (ZENIT.org).- El portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, ha afirmado que las revelaciones periodísticas, según las cuales, Juan Pablo II piensa en dimitirse la próxima Navidad, carecen de todo fundamento.



En un comunicado de prensa oficial, entregado esta mañana, el director de la Oficina de Información del Vaticano reaccionaba a las «revelaciones» publicadas por el diario alemán «Bild» el sábado pasado.

Navarro-Valls ofrece el mejor desmentido posible: «Por el contrario, puedo confirmar, por ejemplo, que el Santo Padre viajará a Ucrania en el próximo mes de junio».

Días antes, el cardenal Roger Etchegaray, presidente del Comité central para el gran Jubileo, revelaba que el Papa también quiere viajar cuanto posible a Damasco (Siria) en el marco de su peregrinación jubilar, en esa ocasión, tras las huellas de san Pablo (Cf. «Juan Pablo II quiere ir a Damasco»).

Además, el pontífice está analizando la posibilidad de emprender viajes pastorales a Brasil, Polonia, y Corea del Norte.

En octubre del 2001, además, el Papa Wojtyla ya tiene en su agenda la celebración del Sínodo de los obispos de todo el mundo, asamblea que en esta ocasión analizará precisamente la figura del obispo.

«Altos exponentes de la Santa Sede --escribía «Bild» sin citar nombres propios-- consideran probable que el Papa anuncie antes del año próximo su decisión de dimitir y que quizá lo haga durante el solemne discurso tradicional de Navidad».

Según el periódico, el Sumo Pontífice se retiraría a un claustro de la orden de los camaldulenses en Wigry, en el Este de Polonia.

Sobre la posibilidad de que el Papa presente las dimisiones ya había hablado el mes pasado el cardenal belga Godfried Danneels, arzobispo de Bruselas. En esa ocasión, Navarro-Valls había dicho que se trataba de «una opinión personal» del primado belga.

El 24 de octubre, el cardenal Danneels aclaró que él sólo había hablado de una posibilidad teórica y que considera que «no es deseable» que el Juan Pablo II renuncie.

«El Papa no me ha susurrado al oído una confidencia sobre sus intenciones de irse. Pero tampoco se puede pensar que el Papa no sea capaz de hacerlo», aclaró.