El papa en el Líbano: garantía para la fe cristiana en Medio Oriente

La organización del viaje sigue sin variaciones

| 1395 hits

Por José Antonio Varela Vidal

ROMA, viernes 25 agosto 2012 (ZENIT.org).-Hay quienes le sugieren al papa Benedicto XVI que no viaje al Líbano, mientras otros le suplican que vaya y que firme lo antes posible la Exhortación postsinodal de la Iglesia del Medio Oriente para ponerse a trabajar... 

Un grupo lo necesita para que los confirme en la fe, mientras que otros lo ven como un obstáculo para convertir también al país árabe en una teocracia. El Líbano es reconocido por Oriente y Occidente como un modelo de convivencia entre religiones, en plena democracia y balance de poderes. Quizás sea esta una clave para el clima de paz interna en que viven, salvo antiguas rencillas entre facciones de base islámica cuyo origen se pierde en el tiempo.

En estos días se ha sabido de nuevos --y siempre antiguos--, enfrentamientos en territorios de suníes, chiíesy alauitas, encendido por los fuegos provenientes de la fronteriza Siria, que lleva más de un año envuelta (y envolviendo a otros), en un conflicto armado que los analistas califican ya de guerra civil.

A pesar de ello, la Santa Sede, a través de su portavoz oficial el padre Federico Lombardi, aclaró que la visita del papa no ha sufrido ninguna modificación, y que la organización sigue trabajando sin pausa para la llegada del pontífice al país de los cedros del 14 al 16 de septiembre. “Inclusive el papamóvil ya está allá”, adelantó.

El hecho de que el papa vaya solo a Beirut atenúa también los riesgos, ya que la ciudad está a más de 5.000 km2 del norte de Trípoli y de la frontera con Siria, desde donde se reportaron las víctimas entre las facciones mencionadas. Sin embargo toda medida de seguridad extrema de parte del gobierno, será bien recibida por quienes cuidan del papa al milímetro durante sus visitas fuera del Vaticano.

Pero lo que verdaderamente acallará las voces y los misiles será la participación del pueblo fiel --en sus diversas denominaciones y ritos allí presentes--, que vive y celebra en el Líbano, y con ellos todo el Medio Oriente cristiano.

Según se sabe, la organización labora día y noche para crear un clima propicio a la visita, a fin de convocar a la mayor cantidad de personas a los encuentros con el papa, ya que aún se recuerda la fiesta vivida con el beato Juan Pablo II en 1997. Benedicto XVI llega en un momento propicio para apoyar el esfuerzo de los patriarcados católicos en el diálogo interreligioso, donde la Iglesia sostiene siempre que la democracia en los países árabes no está reñida con la libertad religiosa.

Mientras los días se acercan –y los planes no cambian--, el padre Charbel Mhanna, representante del ecumenismo en el Líbano por parte de la Orden Maronita de la Beata Virgen María y miembro del comité organizador de la visita del papa en su país, dialogó con ZENIT en un reciente encuentro.

¿Cómo va la preparación del pueblo libanés para la visita del papa Benedicto XVI?

--Padre Mhanna: La preparación sigue adelante. La gente está siempre dispuesta a recibir al papa porque lo ama. Lo están esperando con los brazos abiertos, porque ver al papa, es una garantía para los cristianos en el Medio Oriente. Y porque quien ha vivido la visita del beato Juan Pablo II en 1997, quiere volver a vivirlo con el nuevo papa Benedicto XVI.

Hay muchos recuerdos de aquella visita del 97, ¿verdad?

--Padre Mhanna: Sí. El papa Juan Pablo II estuvo aquí porque amaba al Líbano y los libaneses lo amaban. Siempre se ha dicho que esos tres días que el papa estuvo en el Líbano, no dormimos. Por eso, las personas que experimentaron todo aquello quieren volverlo a vivir.

¿Por qué eligió Benedicto XVI el Líbano para firmar esta Exhortación Postsinodal?

--Padre Mhanna: Porque allí están representadas todas las iglesias del Medio Oriente. En el Líbano hay más de 18 confesiones diferentes, de las cuales 12 son cristianas --entre católicas, ortodoxas y una protestante--, 6 musulmanas, una judía... Así que puede entregar el mensaje a todas las iglesias en Medio Oriente a través del Líbano. Además, tenemos al único presidente cristiano en un país árabe, y es un maronita.

¿Cuál es la actitud de los musulmanes ante la visita del papa?

--Padre Mhanna: Los musulmanes libaneses están abiertos al diálogo. Quieren recibir al papa y muchos están contentos con su visita a nuestra tierra.

¿Cuál es el mensaje que el pueblo libanés espera del santo padre?

--Padre Mhanna: Se espera que su mensaje sea una garantía para nuestra permanencia en territorio libanés, así como una garantía para los cristianos de Medio Oriente en el ejercicio de su fe. Y que podamos seguir testimoniando el cristianismo en la Iglesia del Medio Oriente hasta el final, porque esa es nuestra misión, desde los apóstoles hasta ahora.

La visita del papa puede seguirse en (no español): www.lbpapalvisit.com