El papa en Radio Catedral: familia necesaria para la supervivencia de la humanidad

Palabras del santo padre en una radio brasileña

Río de Janeiro, (Zenit.org) Redacción | 916 hits

Después de la comida de ayer con los obispos brasileños, el santo padre Francisco visitó los estudios de "Radio Catedral" de Río de Janeiro.

Durante su intervención, el santo padre comentó que "veo que es tan importante hoy día los medios de comunicación. Yo diría que una radio, una radio católica hoy es el púlpito más cercano que tenemos. Es desde donde podemos anunciar a través de la radio, los valores humanos, los valores religiosos, y sobre todo anunciar a Jesucristo, al Señor, darle al Señor esa gracia de darle sitio en nuestras cosas".

También agradeció el esfuerzo de la archidiócesis por tener y mantener una radio y con una red tan grande. A todos los oyentes les pidió que rezaran por él y por esa radio, por el obispo y la arquidiócesis, "que todos nos unamos en la oración y que todos trabajemos (...) por una cultura más humanista, más llena de valores y que no dejemos a nadie afuera, que todos trabajemos por esa palabra que hoy día no gusta: solidaridad. Es una palabra que tratan de dejarla de lado siempre porque es molesta y sin embargo es una palabra que refleja los valores humanos y cristianos que hoy se nos piden para ir contra (...) la cultura del descarte, lo descartable. Una cultura que siempre deja fuera la gente, deja fuera los niños, deja fuera los jóvenes, deja fuera los ancianos, deja fuera a los que nos sirven, los que no producen y eso no puede ser. La solidaridad pone a todos a dentro, seguir trabajando por esta cultura de la solidaridad y por el Evangelio.

A la pregunta sobre la importancia de la familia hoy en la nueva evangelización, el santo padre contestó "no solo diría que la familia es importante para la evangelización del nuevo mundo, la familia es importante, es necesaria para la supervivencia de la humanidad. Si no hay familia corre peligro la supervivencia cultural de la humanidad. Es la base, nos guste o no nos guste", concluyó Francisco.