El Papa escoge un texto de Newman para el Viacrucis de esta Semana Santa

En el segundo centenario de nacimiento del convertido inglés

| 908 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 3 abr 2001 (ZENIT.org).- El texto de las estaciones del Viacrucis, que Juan Pablo II presidirá en el imponente marco del Coliseo en la noche del Viernes Santo, este año estará tomado de los escritos de John Henry Newman, anglicano convertido al catolicismo y una de las figuras más importantes para la Iglesia católica de Inglaterra en el siglo XIX.



Con esta decisión, el Papa quiere celebrar el segundo centenario del nacimiento de este pastor de la Iglesia de Inglaterra, que después llegaría a ser creado cardenal, y que no sólo fue un pionero del ecumenismo, sino que es considerado también como uno de los padres espirituales del Concilio Vaticano II. En estos momentos, su causa de beatificación está siendo analizada por Roma.

El cardenal Newman (1801-1890) redactó dos meditaciones para el Viernes Santo, una amplia y otra más breve, particularmente apreciada por Karol Wojtyla, quien ahora ha decidido convertirla en motivo de reflexión para el Viacrucis de la Semana Santa del año 2001. El texto puede ser leído en la página web dedicada a los escritos del convertido http://www.newmanreader.org.

En años anteriores, Juan Pablo II ha escogido para esta ocasión textos de grandes poetas, escritores, o pastores cristianos (no siempre católicos). El año pasado se saltó esta costumbre, pues fue él mismo quien escribió por primera vez el texto de las estaciones del camino de Jesús hacia la muerte.

Entre los autores de los Viacrucis de este Viernes Santo en años anteriores se encuentran nombres como el de los cardenales Miguel Obando Bravo de Managua, Miloslav Vlk de Praga y Vinko Puljic de Sarajevo; el de los teólogos Hans Urs von Balthasar y Olivier Clement (este último ortodoxo).

Tres grandes patriarcas cristianos han redactado las meditaciones pontificias de la pasión de Jesús: el patriarca Karekin I, catholicos de los armenios (no es católico); el patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I, «primus interpares» de las Iglesias ortodoxas; y el patriarca latino de Jerusalén, Michel Sabbah.

Asimismo, dos mujeres han dirigido este Viacrucis del Papa y de los peregrinos: la madre Anna Maria Canopi, abadesa de la abadía benedictina de isla San Giulio (Novara, Italia) y sor Minke de Vries, monja de la comunidad protesante de Grandchamp (Suiza).

La tradición de celebrar el Viacrucis en el Coliseo fue comenzada por Pablo VI y se ha convertido en uno de los momentos más emocionantes de la Semana Santa en Roma. Hasta hace algunos años, Juan Pablo II llevaba la cruz durante todo el recorrido. Ahora, la deja al final de la primera estación a peregrinos representantes de diferentes continentes o estados de vida, y la vuelve a tomar al final del camino del Calvario. Los peregrinos siguen el recorrido del pontífice con velas en las manos, una vez caída la noche romana.

Cuando termina el Viacrucis, el pontífice dirige unas palabras de meditación sobre la pasión de Cristo. El acontecimiento es transmitido en directo por canales de televisión de los cinco continentes.