El Papa exhorta a la “formación ascética de las nuevas generaciones”

Mensaje al Convenio Ecuménico Internacional de Espiritualidad Ortodoxa

| 3372 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 4 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Con ocasión del XVII Convenio Ecuménico Internacional de espiritualidad ortodoxa, Benedicto XVI augura que el "encuentro fraterno" suscite una conciencia renovadal valor de la lucha espiritual como consecuencia del amor de Cristo y un empeño generoso por la formación ascética de las nuevas generaciones".

Así lo dice el mensaje enviado en nombre del Pontífice al cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado vaticano, con ocasión de la que el Papa ha definido "una oportuna iniciativa", sobre el tema "La lucha espiritual en la tradición ortodoxa".

El mensaje está dirigido a Enzo Bianchi, prior del Monasterio de Bose, que hospitará el Convenio desde el 9 hasta el 12 de septiembre en colaboración con las Iglesias ortodoxas.

La iniciativa, explican los organizadores, "representa una importante ocasión de intercambio sobre temas esenciales de la vida espiritual, en el que las tradiciones del Oriente y del Occidente cristianos se cruzan con las profundas expectativas del hombre contemporáneo".

El dema de este año, reconocen, "toca el centro de un problema actualísimo: ¿qué impide al corazón del hombre amar en libertad? ¿Cómo vencer los fantasmas que habitan en él y que condicionan su voluntad?".

Ésta es, observan, "el arte de la lucha contra los 'pensamientos malvados', como la tradición define a esas imágenes, impulsos, inclinaciones negativas que turban la 'mente' distrayéndola del recuerdo de Dios y empujándola al pecado".

"Releer hoy la sabiduría de los Padres significa también plantearse una pregunta más radical, siempre presente en el fondo de las transformaciones de la modernidad: ¿Qué es en el fondo el pecado? ¿Qué es lo que hace verdaderamente libre o esclava la conciencia del hombre?", añaden.

Sobre estas preguntas se basará el diálogo entre teólogos, estudiosos y representantes de la Iglesia católica, de las Iglesias ortodoxas y de las reformadas.

Abrirán los trabajos el prólogo del prior de Bose y la relación del metropolita Filarete de Minsk, exarca patriarcal de Bielorrusia y presidente de la comisión teólogica del Patriarcado de Moscú, que afrontarán los fundamentos bíblicos y teológicos de la lucha espiritual.

En la jornada conclusiva se subrayarán la validez ecuménica y el significado para el hombre contemporáneo, en las intervenciones de los metropolitas Georges del Monte Líbano, del Patriarcado de Antioquía, y Kallistos de Diokleia, delegado del Patriarca de Constantinopla Bartolomé I.

Para la Iglesia católica se esperan el cardenal Roger Etchegaray, vice-decano del Sacro Colegio, el arzobispo Antonio Mennini, Nuncio Apostólico ante la Federación Rusa, monseñor Brian Farrell, secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y el padre Milan Žust, s.j., del mismo dicasterio.

Durante las jornadas de trabajo intervendrán también algunos obispos de la Conferencia Episcopal Piamontesa, entre ellos el secretario, monseñor Arrigo Miglio, Obispo de Ivrea, y monseñor Gabriele Mana, obispo de Biella y ordinario del lugar.

Para el Patriarcado de Moscú participarán el obispo Amvrosij de Gatčina, rector de la Academia teológica de San Petersburgo y jefe de la delegación oficial, padre Dimitrij Ageev y el doctor Aleksej Dikarev, del Departamento para las Relaciones Externas. Participarán a los trabajos del convenio también el arzobispo Zosima de Elista y Kalmukija y el padre Pavel Velikanov, delegado del Rector de la Academia teológica de Moscú.

Estarán presentes delegados de la Iglesia ortodoxa ucraniana, de la Iglesia ortodoxa serbia, de la ortodoxa rumana, de la ortodoxa búlgara, de la Iglesia de Grecia, de la Iglesia aportólica armenia, del Patriarcado armenio de Constantinopla, de la Iglesia de Inglaterra y del Consejo Ecuménico de las Iglesias de Ginebra.

Los participantes provienen de 21 países. Estarán presentes también numerosos monjes y monjas de monasterios ortodoxos, católicos y reformados.

"Como figura en las mismas intenciones del proyecto científico del convenio -concluyen los organizadores-, los Convenios ecuménicos de espiritualidad ortodoxa desean ofrecer un espacio de encuentro fraterno entre las diversas iglesias cristianas, de comunión y de intercambio de sus multiformes tradiciones espirituales".