El Papa exige una movilización internacional contra el hambre

En vísperas de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación en Roma

| 757 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 9 junio 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II hizo este domingo un apremiante llamamiento a los jefes de Estado y de Gobierno para que den un nuevo impulso a la lucha de la comunidad internacional contra el hambre.



Las palabras del pontífice tenían lugar en la víspera de la apertura de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, que reunirá del 10 al 13 de junio en la sede de la FAO en Roma a jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo.

«Millones de personas, que diariamente sufren a causa del hambre y de la malnutrición, esperan que en este encuentro se confirmen los compromisos asumidos en 1996», afirmó el pontífice haciendo referencia a la primera Cumbre Mundial sobre la Alimentación celebrada también en Roma.

En aquella ocasión, las delegaciones nacionales participantes en la Conferencia se comprometieron a reducir a la mitad para el año 2015 el número de las personas hambrientas en el mundo: es decir, de 800 a 400 millones.

Dirigiéndose a los peregrinos reunidos a mediodía en la plaza de San Pedro del Vaticano para rezar la oración mariana del «Angelus», el pontífice pidió a los líderes de los diferentes países que «sepan expresar las legítimas aspiraciones de los pueblos y dar un nuevo impulso a la lucha de la comunidad internacional contra el hambre».

Según la FAO [ Cf. http://www.fao.org ], es necesaria una inversión pública adicional de 24.000 millones de dólares en los países pobres para que se pueda alcanzar el objetivo asumido en 1996.

Una persona de cada siete en el mundo no tiene bastante para comer. La mayor parte de los seres humanos afectados por el hambre viven en el Sur de Asia y en África subsahariana, según informa la FAO.