El Papa explica a jóvenes que del encuentro con Cristo depende la felicidad

Al recibir a los universitarios de 32 países participantes en el Congreso UNIV 2006

| 1126 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 10 abril 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI explicó este lunes a 6.500 jóvenes que del encuentro con Cristo depende de la felicidad y les invitó a comunicar esta experiencia a sus coetáneos.



«No olvidéis nunca, queridos jóvenes, que del encuentro y la amistad con Jesús depende, a fin de cuentas vuestra --nuestra-- felicidad», aclaró el pontífice a los participantes en el congreso internacional de universitarios UNIV sobre «Cultura y medios de comunicación social».

Los universitarios que llenaban totalmente el Aula Pablo VI, algunos de ellos acompañados por sus familiares, procedentes de 32 países, participan en las actividades formativas promovidas por la prelatura del Opus Dei.

Como el mismo obispo de Roma reconoció en las palabras que les dirigió en italiano, el encuentro del Papa con los jóvenes participantes en este congreso anual que se celebra en Roma con motivo de la Semana Santa constituye ya una tradición consolidada durante el pontificado de Juan Pablo II.

Los estudiantes felicitaron al Papa, que el próximo 16 de abril, Domingo de Pascua de Resurrección, celebrará su cumpleaños, cantando el himno universitario «Gaudeamus igitur», al que añadieron las palabras «Vivat semper iuvenis, Papa dilectissimus».

En nombre de los presentes, tomó la palabra el keniano Anthony Gichuki, presidente del UNIV 2006.

Al saludar a los jóvenes y en respuesta a las palabras que le dirigió el obispo Javier Echevarría Rodríguez, prelado del Opus Dei, el Santo Padre deseó que estos días en Roma les permitan encontrarse «con Cristo más íntimamente, especialmente a través de la contemplación de su pasión, muerte y resurrección».

«Para cada uno de vosotros, como les sucedió a los apóstoles, el encuentro con el divino Maestro que os llama amigos puede ser el inicio de una aventura extraordinaria: la de convertiros en apóstoles entre vuestros coetáneos para llevarles a vivir vuestra misma experiencia de amistad con el Dios hecho Hombre, con Dios que se ha hecho amigo mío».

El sucesor de Pedro invitó a los jóvenes a considerar a Jesús «como uno de vuestros mejores amigos, es más, como el primero».

«Entonces veréis cómo la amistad con Él os llevará a abriros a los demás, considerándoles como hermanos, manteniendo con cada uno una relación de amistad sincera», les aseguró.

Recordando el mensaje dejado en su primera encíclica «Deus caritas est», subrayó que Jesucristo «es precisamente "el amor encarnado de Dios", y sólo en Él es posible encontrar la fuerza para ofrecer a los hermanos afecto humano y caridad sobrenatural en un espíritu de servicio que se manifiesta sobre todo en la comprensión».

Y reconoció: «es algo grande ser comprendido por el otro y comenzar a comprender al otro».

«Quien ha descubierto a Cristo no puede dejar de llevar a los demás hacia Él, dado que no es posible guardarse para uno mismo una gran alegría, sino que tiene que comunicarse», aseguró.

Según el Papa, en esto consiste lo que san Josemaría, fundador del Opus Dei, llamaba «apostolado de la amistad», que él mismo definía como «amistad "personal", sacrificada, sincera: de tú a tú, de corazón a corazón».

«Todo cristiano está invitado a ser amigo de Dios y con su gracia a atraer hacia Él a sus propios amigos», concluyó.

Los encuentros UNIV, organizados por el Istituto per la Cooperazione Universitaria (ICU), nacieron en 1968 con la inspiración y el estímulo de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Desde entonces, los participantes han sido recibidos siempre por el Pontífice, primero Pablo VI y luego Juan Pablo II.

Los participantes en el encuentro, estudiantes procedentes de más de 200 universidades de todo el mundo, trabajan sobre el tema propuesto por el ICU durante toda la semana, con ocasión de las diferentes actividades culturales que se desarrollan en distintos lugares de Roma: conferencias, coloquios, exposiciones, debates, grupos de estudio, mesas redondas.

Como complemento al programa general, la Prelatura del Opus Dei organiza actividades de formación cristiana. El encuentro, además, ofrece una oportunidad de conocer la ciudad de Roma siguiendo las huellas de la historia de la Iglesia desde los primeros siglos.