El papa Francisco calificó el genocidio armenio como el primero del siglo XX

Protesta del ministro de Exteriores turco ante una frase dicha al saludar a un descendiente de las víctimas masacradas

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1707 hits

El papa Francisco recibió el 3 de junio a una delegación guiada por el patriarca armenio-católico de Cilicia de los Armenios, Nerses Bedros XIX Tarmouni. Al concluir la misma, una de las personas al saludar al papa le indicó que era descendiente de una de las víctimas de la masacre perpetuada por los turcos, reportaron medios locales de Italia. El papa le expresó lo que él piensa sobre el caso: “El primer genocidio del siglo XX fue el de los armenios”.

Las palabras del pontífice despertaron la ira del ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmet Davouto Alu, que tres días después en una comunicación a la embajada de la Santa Sede en Ankara y al Vaticano, calificó las declaraciones del pontífice como “absolutamente inaceptables”. Y acusó a Armenia de “distorsionar el sufrimiento armenio de varias maneras para presentarlo como un genocidio”.

Las autoridades turcas actualmente sostienen que las muertes fueron resultado de una guerra civil, junto con el hambre y las enfermedades, responsables de las muertes en ambos bandos.

“Lo que se espera de la oficina del papa, con la responsabilidad de la autoridad espiritual que tiene es contribuir a la paz mundial, en lugar de promover la enemistad por los acontecimientos históricos”, indicó el ministro. Y exigió que la Santa Sede se “abstenga de tomar medidas que puedan causar daño a nuestras relaciones bilaterales”.

El papa Francisco, en otras oportunidades también expresó su opinión sobre el genocidio armenio como en el libro que toma los coloquios con el rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka. Opinión que Bergoglio expresó en 2006, en el 91 aniversario del inicio del genocidio de los armenios, cuando lo calificó como “el más grave crimen de la Turquía otomana contra el pueblo armenio y toda la humanidad”.

Por su parte el embajador armenio ante la Santa Sede, Mikayel Minasyan declaró que “el papa Franciso ha expresado gran participación en los hechos vividos por nuestro pueblo y ha reiterado su cercanía y su atención”. Y añadió: “Nuestra nación fue la primera que se convirtió al cristianismo”. Este año, por primera vez en la historia los armenios tendrán un embajador residente en Roma, hecho que reitera las buenas relaciones con el Vaticano.

Sobre el tema, el primado de la Iglesia armenia apostólica de Guygark, Sebouh Chiljyan se sumó al debate y afirmó: “El papa se basa en la verdad histórica. Turquía tiene que ver este dolor y afrontar el problema del genocidio”.

La República de Armenia, es un país asiático, sin salida al mar, ubicado en el Cáucaso meridional, y cuya cultura histórica y política es considerada europea. Tiene sus raíces en una de las más antiguas civilizaciones del mundo. La fecha de tradicional de su adhesión al cristianismo es el año 301. En 1920 fue anexionada por la Unión Soviética y se independizó en varias etapas durante los años 90.

El patriarcado de Cilicia de los Armenios fue constituido en 1742, tiene su sede en el Líbano y extiende su jurisdicción a todos los fieles armenio-católicos, en cualquier país en donde ellos vivan.

Argentina, donde reside una importante comunidad de origen armenio, ha reconocido oficialmente el genocidio de 1,5 millones de personas sucedido entre 1915 y 1923. Y desde Buenos Aires, la directora del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica, Carolina Karaguezian, declaró que “el Estado turco pretende convencer a la comunidad internacional de que el papa actuó bajo la influencia de la visión unilateral armenia”. Y añadió que “Turquía intenta imponer la negación y la censura, no sólo a sus propios ciudadanos, sino también a todos aquellos que en cualquier parte del mundo entienden que el camino hacia la paz entre las naciones es la memoria, la verdad y la justicia”.