El papa Francisco recibe al presidente de Líbano

Han hablado de la situación del país, de los refugiados sirios y los cristianos en Medio Oriente

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 802 hits

Esta mañana, en el Palacio Apostólico Vaticano, el santo padre Francisco ha recibido en audiencia a Michel Sleiman, presidente de la República del Líbano. El encuentro ha comenzado a las 11.05 y ha durado 25 minutos.  A continuación, el presidente Sleiman se ha reunido con el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone,  que estaba acompañado por el secretario para las relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti.

En un comunicado, la Sala de Prensa del Vaticano informa que durante los cordiales coloquios se ha hablado de la situación en el país, subrayando "la importancia del dialogo y de la colaboración entre los miembros de las diferentes comunidades étnicas y religiosas, que componen la sociedad y constituyen la riqueza, en favor del bien común, del desarrollo y de la estabilidad de la nación". En este sentido se han expresado los mejores deseos para la formación del nuevo gobierno, que deberá afrontar importantes desafíos a nivel nacional e internacional.

Se han detenido también sobre la situación regional, con especial referencia al conflicto sirio. Particular preocupación se ha mostrado sobre "el gran número de sirios que ha buscado refugio en Líbano y en los países cercanos y para los cuáles, como para toda la población que sufre, se ha solicitado una mayor asistencia humanitaria, con el apoyo de las comunidades internacionales". También se espera una rápida y fructífera reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos, cada vez más necesaria para la paz y la estabilidad de la región.

No ha faltado, para finalizar, recordar la delicada situación de los cristianos en todo el Medio Oriente y la significativa aportación que pueden ofrecer a la luz de la exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Medio Oriente, que constituye un importante punto de referencia para las comunidades católicas y para las sociedades de la región.

En el tradicional intercambio de dones, el presidente Sleiman ha entregado al papa un icono de la Virgen y el papa le ha regalado un medallón.