El Papa insta a los obispos indonesios a promover el diálogo interreligioso

No hay que renunciar a la propia identidad sino contribuir a la paz social

| 1162 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 7 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI habló hoy a los obispos de Indonesia, a quienes recibió con motivo de la visita ad Limina Apostolorum, a seguir promoviendoel diálogo interreligioso en este país, de mayoría musulmana.

El Papa recibió a los obispos en el Palacio Apostólico, y habló con ellos de la importancia de la evangelización, de la libertad religiosa y del diálogo con los creyentes de otras religiones, como parte de la misión de la Iglesia en Indonesia.

Ante todo subrayó que el pueblo de Indonesia, gracias a su diversidad cultural, “está bien situado para hacer importantes contribuciones a la búsqueda de la paz y la comprensión entre los pueblos del mundo”.

“Vuestra participación en esta gran empresa es decisiva, y por ello os insto, queridos hermanos, a asegurar que aquellos a quienes pastoreáis saben que ellos, como cristianos, deben ser agentes de paz, perseverancia y caridad”, afirmó.

Los cristianos, “arraigados en la caridad, deben comprometerse en el diálogo con las demás religiones, respetando sus mutuas diferencias”.

En este sentido subrayó la importancia de promover “iniciativas comunes para la construcción de la sociedad”, las cuales “serán de gran valor cuando refuercen amistades y superen los malentendidos o las desconfianzas”.

“Confío en que vosotros y los sacerdotes, religiosos y laicos de vuestras diócesis seguirán dando testimonio de la imagen y semejanza de Dios en cada hombre, mujer y niño, sin tener en cuenta su fe, animando a todos a estar abiertos al diálogo al servicio de la paz y la armonía”, añadió.

Les instó a trabajar también por los derechos de las minorías, así como por la libertad religiosa.

Aunque la Constitución de Indonesia “garantiza el derecho humano fundamental de la libertad de practicar la propia religión”, sin embargo, dijo, “la libertad de vivir y de predicar el Evangelio nunca debe darse por garantizada, sino que debe siempre ser defendida de modo correcto y paciente”.

Recordó que la libertad religiosa “no es meramente un derecho a ser libre de presiones externas”, sino que “también es un derecho a ser auténtica y plenamente católico, a practicar la fe, a construir la Iglesia y a contribuir al bien común, proclamando el Evangelio y la Nueva Noticia a todos, e invitando a todos a la intimidad con el Dios de la misericordia y la compasión manifestado en Jesucristo”.

Misión

El Papa insistió en la importancia de la evangelización: “el impulso misionero sigue siendo esencial en la vida de la Iglesia”, afirmó.

“Este es el sello de todo movimiento, acción y expresión de la Iglesia, en todos sus esfuerzos sacramentales, caritativos, educativos y sociales, de forma que, en todo, sus miembros luchan para que el Dios Trino sea amado y conocido a través de Jesucristo”.

Esto, concluyó, “no sólo contribuye a la vitalidad de la Iglesia, que crece en confianza a través de un testimonio humilde pero valiente: también refuerza a la sociedad indonesia promoviendo esos valores que son queridos a vuestros conciudadanos: tolerancia, unidad y justicia para todos los ciudadanos”.