El Papa invita a almorzar en el Vaticano los líderes de las religiones

Agradece su condena común de la violencia

| 1167 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 25 enero 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invitó este viernes a almorzar a más de doscientos líderes de las religiones que participaron en la Jornada de oración por la paz este jueves en Asís.



El Santo Padre quiso acogerles en uno de los salones más bellos del Vaticano, la Sala Ducal del Palacio Apostólico, decorado por artistas del siglo XV y restaurado por Gianlorenzo Bernini en el siglo XVII. Ni siquiera los obispos en los Sínodos disfrutan de semejante lugar en su comida de clausura con el Papa.

Los representantes se sentaron en diez mesas, mientras que el Papa, rodeado de doce patriarcas y jefes de delegaciones se sentó en una mesa central al fondo de la sala, donde los Papas lavaban antiguamente los pies a doce pobres el Jueves Santo.

Los representantes de las religiones degustaron un menú estrictamente vegetariano y sin alcohol para respetar las tradiciones alimentarias de todos.

«Lo que pasó ayer en Asís permanecerá por mucho tiempo en nuestros corazones», afirmó el Papa. «Os agradezco sobre todo vuestra voluntad en favor de la paz y el coraje de haber declarado ante el mundo entero que la violencia y la religión no pueden nunca ir juntas», añadió.

«A pesar de nuestras diferencias, estamos sentados en esta mesa, unidos en el compromiso de promover la causa de la paz», continuó explicando el obispo de Roma.

«Este compromiso es ciertamente lo que Dios espera de nosotros. Es también lo que el mundo busca de las personas religiosas. Este compromiso es la esperanza que nosotros podemos ofrecer en este momento particular», concluyó.