El Papa invita a los jóvenes a no tener miedo de seguir a Cristo

Hacen falta personas «totalmente consagradas» a Dios, recuerda

| 1381 hits

CUDAD DEL VATICANO, domingo, 9 enero 2005 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha alentado a los jóvenes a responder a la llamada que Cristo a seguirle sin reservas en el mensaje que ha escrito con motivo de la próxima Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que tendrá lugar el 17 de abril de 2005 con el lema «Llamados a remar mar adentro».



En su mensaje, el pontífice recuerda que el mundo necesita hoy «sacerdotes santos» y «personas totalmente consagradas al servicio de Dios».

«Particularmente a vosotros, queridos adolescentes y jóvenes, os repito la invitación de Cristo a "remar mar adentro"», dice el pontífice en su misiva, publicada este sábado por la Sala de Prensa de la Santa Sede.

«Os encontráis en un momento en que tenéis que tomar una decisión importante para vuestro futuro. Guardo en mi corazón el recuerdo de numerosos encuentros en años pasados con jóvenes, convertidos hoy en adultos, tal vez en padres de algunos de vosotros, en sacerdotes, religiosos, religiosas, vuestros educadores en la fe», confiesa.

«Los vi alegres, como deben ser los jóvenes, pero también reflexivos, por el empeño en dar un "sentido" pleno a su existencia», sigue recordando.

«Cada vez estoy más convencido de que, en el ánimo de las nuevas generaciones es mayor la atracción hacia los valores del espíritu, mayor el ansia de santidad. Los jóvenes necesitan de Cristo, pero saben también que Cristo quiere contar con ellos», asegura.

«Queridos muchachos y muchachas --exhorta--, confiad en Él, escuchad sus enseñanzas, mirad su rostro, perseverad en la escucha de su Palabra. Dejad que sea Él quien oriente vuestras búsquedas y aspiraciones, vuestros ideales y los anhelos de vuestro corazón».

«La llamada de Cristo resulta especialmente actual en nuestro tiempo, en el que una difusa manera de pensar propicia la falta de esfuerzo personal ante las dificultades», subraya el texto.

«La primera condición para "remar mar adentro" requiere cultivar un profundo espíritu de oración, alimentado por la escucha diaria de la Palabra de Dios. La auténtica vida cristiana se mide por la hondura en la oración», indica.

A continuación, el mensaje papal se dirige a los padres, educadores cristianos, sacerdotes, consagrados y catequistas para recordarles su «quehacer peculiar de guiar a la juventud por el camino de la santidad».

«Sed para ellos ejemplo de generosa fidelidad a Cristo –alienta--. Animadles a no dudar en "remar mar adentro", respondiendo sin tardanza a la invitación del Señor. Él llama a unos a la vida familiar, a otros a la vida consagrada o al ministerio sacerdotal».

«Cuando los adultos creyentes hacen visible el rostro de Cristo con la palabra y con el ejemplo, los jóvenes están dispuestos más fácilmente a acoger su exigente mensaje marcado por el misterio de la Cruz», afirma el pontífice.

«¡Hoy también se necesitan sacerdotes santos, personas totalmente consagradas al servicio de Dios!», indica el mensaje antes de concluir con una oración compuesta para esta ocasión en la que pide a Jesús que suscite «en el corazón de los jóvenes el anhelo de ser en el mundo de hoy testigos del poder de tu amor».

La Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones fue instituida por el Papa Pablo VI, en el año 1964, en pleno Concilio Vaticano II.