El Papa invitó a la comunidad brasileña Shalón a seguir difundiendo el Evangelio

Francisco recibió al fundador Moysés Azevedo que le ilustró la campaña #Eu rezo pelo Papa

Brasilia, (Zenit.org) María Emilia Marega | 771 hits

El papa Francisco le pidió a la Comunidad Shalom, que no tenga vergüenza de anunciar a Jesucristo y su Evangelio, con alegría, ternura, misericordia y coraje. Lo indicó ayer viernes el fundador y moderador de esta comunidad católica, Moysés Louro de Azevedo Filho, tras su encuentro con el Papa.

El pedido concuerda con las palabras de Benedicto XVI cuando después de la aprobación definitiva de los estatutos de Shalón, en el 2012, se dirigió a la comunidad reunida en Roma, animando a sus miembros a ser "instrumentos gozosos del amor y la misericordia de Dios".

"Con el corazón agradecido por la acogida que el papa Francisco me ha brindado, le recordé un poco nuestra historia: cuando era muy joven a los pies del papa Juan Pablo II pude ofrecer mi vida y mi juventud para evangelizar los jóvenes más alejados de Cristo y de la Iglesia”. El fundador de la comunidad añadió: “Aproveché también la oportunidad para decirle: 'Santo Padre, estoy aquí para renovar el ofrecimiento de mi vida ante el Señor, y no sólo mía, sino de toda la comunidad, de todos estos jóvenes, familias, sacerdotes, laicos consagrados que ahora son parte de la obra Shalom'. El Papa se alegró y agradeció reafirmó su confianza en la comunidad".

El encuentro con Francisco duró unos 30 minutos y ha sido considerada por el fundador del movimiento como "histórica". Moysés además le mostró al Papa en un tablet un poco de la historia de esta comunidad nacida en Brasil y de la campaña que hizo de las redes sociales pidiendo oraciones por el Papa. Esta acción ha movilizado a miles de personas de diversos grupos, parroquias, comunidades e incluso a personas de otras religiones.

"Le dije --añadió Moysés-- que podía contar con nosotros incondicionalmente en su pontificado, con la comunión de la oración, la vida y la misión".

Por último, el fundador le agradeció al Francisco por el gran don que él representa para la Iglesia y el 'kairos de misericordia' que se está viviendo en su pontificado. Azevedo añadió que “el Santo Padre elogió la intuición que Juan Pablo II tuvo sobre la Divina Misericordia y la institución en pascua del domingo de la Misericordia, porque eso es lo que los hombres necesitan: la experiencia de la misericordia de Dios”.