El Papa: La catedral de Moscú, monumento dedicado a la Virgen

En la carta por el centenario de su consagración

| 1323 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 20 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).– Benedicto XVI animó al cardenal Jozef Tomko, su enviado especial a la celebración por el centenario de la consagración de la catedral de la Inmaculada Concepción de Moscú, a reforzar la devoción a María entre los católicos rusos.

Lo muestra la carta en latín enviada por el Papa al prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos con motivo de la celebración que tendrá lugar el próximo domingo 25 de septiembre.

En esta fiesta, el cardenal estará acompañado por una misión compuesta por el director nacional de Obras Misionales Pontificias en Eslovaquia y ex director espiritual y prefecto del seminario interdiocesano Reina de los Apóstoles de San Petersburgo,Viktor Jakubov, y por el responsable de la catedral de la Inmaculada Concepción de Moscú, Josif Zanevsky, SDB.

En la carta, el Papa recuerda la fe y la devoción mariana floreciente durante siglos en el pueblo cristiano gracias al testimonio y a la confirmación de favores celestiales concedidos por la Madre de Dios.

Y destaca en particular que la catedral de la Inmaculada Concepción de Moscú constituye “un monumento especial” desde este punto de vista.

La iglesia es obra del arquitecto Tomash Bogdanovich sobre un modelo neogótico inspirado en la abadía de Westminster de Inglaterra.

Su construcción empezó en 1898, y en diciembre de 1911 tuvo lugar la primera dedicación. Confiscada en 1935 por orden de Stalin, recuerda el Papa, fue la primera iglesia católica de Moscú que cerraron los bolcheviques, en 1937.

Transformada a continuación en fábrica, fue brutalmente desfigurada y saqueada. De hecho, se construyó un aseo donde se encontraba el altar.

El día de la Inmaculada, 8 de diciembre, de 1990, el capellán de los católicos polacos en Moscú, el padre Tadeusz Pikus, celebró la misa por primera vez desde hacía 60 años.

En abril de 1991, monseñor Tadeusz Kondrusiewicz instituyó la parroquia de la Inmaculada Concepción y desde el mes de junio del mismo año, sus fieles se reunieron regularmente en el coro de la iglesia para celebrar misa.

Desde 1993, unos locales empezaron a funcionar como seminario mayor diocesano. Los católicos empezaron entonces una dura lucha por obtener la restitución de toda la iglesia, todavía ocupada ilegalmente por una fábrica.

El edificio no fue evacuado hasta el 13 de enero de 1996 y la catedral fue consagrada en diciembre de 1999.

En la carta, el Pontífice escribe: “Exhorto al pueblo a una devoción constante a la santa Madre de Dios para que Ella pueda obtener para los de Cristo Señor una vida recta, el mayor respeto a la ley divina, una caridad sincera y una coexistencia pacífica con los demás pueblos”.

El programa del centenario de la catedral -informa Radio Vaticano- incluye numerosos conciertos de música sacra, la inauguración de un monumento a la Madre Teresa de Calcuta, una exposición fotográfica y la presentación de un libro y una película dedicados a la historia de la catedral.

La misa presidida por el cardenal Tomko será concelebrada por obispos procedentes de Rusia, Polonia, Estados Unidos, Bielorrusia, Kazajistán y Lituania.