El Papa: la educación, esencial a la opción preferencial por los pobres

Recibe a religiosas pioneras en la promoción de la mujer

| 346 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 29 enero 2001 (ZENIT.org).- La educación forma parte insustituible de la opción evangélica preferencial por los pobres y últimos de la Iglesia católica. Lo constató esta mañana Juan Pablo II al recibir en audiencia a las superioras y representantes de las Maestras Pías Filippini, una congregación que a través de la historia ha sido pionera en la promoción de la mujer.



Surgidas a finales del siglo XVII, esta familia religiosa, presente hoy en 125 centros educativos esparcidos por todo el mundo, dirigidos por casi mil religiosas, está celebrando en estos días su capítulo general en Roma, para reflexionar sobre la vivencia de sus Constituciones, que, como constató el Papa «presentan un itinerario de seguimiento a Cristo según un carisma específico educativo, pedagógico y asistencial».

La fundadora de esta congregación, santa Lucia Filippini, fundó en 1692 las Escuelas de la Doctrina Cristiana para niñas y muchachas pobres, con el objetivo, según constató el Papa, de regenerar los valores de la familia y la sociedad. De este modo, nació un proyecto educativo revolucionario que convertiría a muchas mujeres en estos siglos en protagonistas de su propio futuro, ancladas en los valores del Evangelio.

Ahora, cuatro cientos años después, Juan Pablo II invitó a estas religiosas a ejercer este singular ministerio educativo con «constantes signos de amor, especialmente a través de los pobres, que favorezca, a través de las escuelas, no sólo un sólido crecimiento cultural de los alumnos, sino también su consciente acercamiento a las perennes verdades del Evangelio».