El papa: la oración debe llevar a la acción concreta con el hermano necesitado

Durante el Ángelus ha pedido acompañamiento espiritual y oración por la JMJ a los fieles presentes en la plaza de San Pedro

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 2392 hits

En el último Ángelus antes de comenzar el primer viaje apostólico internacional del santo padre, Francisco ha pedido a los presentes que recen por la Jornada Mundial de la Juventud.

Antes de la oración mariana, el papa ha reflexionado sobre el fragmento del Evangelio de Marta y María, hermanas de Lázaro. Ha explicado que aunque ambas ofrecen su acogida a Jesús lo hacen de manera diferente. "María se pone a los pies de Jesús, en escucha, Marta sin embargo se deja absorber por las cosas que prepara". Por eso Jesús recuerda a Marta que hay una sola cosa que necesitamos.

El santo padre ha señalado que no son dos actitudes que se contraponen, sino, al contrario "son dos aspectos ambos esenciales para nuestra vida cristiana. Aspectos que no van nunca separados, sino vividos en profunda unidad y armonía". A continuación ha explicado que "en un cristiano, las obras de servicio y de caridad no han sido nunca separadas de la fuente principal de cada una de nuestras acciones: la escucha de la Palabra del Señor, el estar - como María - a los pies de Jesús, en el comportamiento del discípulo".

Del mismo modo, el obispo de Roma ha recordado a los presentes que oración y acción están siempre profundamente unidas. "Una oración que no lleva a la acción concreta hacia el hermano pobre, enfermo, necesitado de ayuda, en dificultad, es una oración estéril e incompleta". Así mismo "cuando en el servicio eclesial se está atento solo al hacer, se da más peso a las cosas, a las funciones, a las estructuras, y se olvida de la centralidad de Cristo, no se reserva tiempo para el diálogo con Él en la oración, se corre el riesgo de servirse a sí mismo y no a Dios presente en el hermano necesitado", ha matizado el papa.

Para finalizar, después de la oración del Ángelus el papa ha saludado a los peregrinos presentes. Haciendo alusión a una pancarta que ha visto en la plaza que decía "Buen viaje", el papa Francisco ha pedido que "me acompañéis espiritualmente con la oración en el viaje que comenzaré mañana". Improvisando, ha señalado que ésta "puede llamarse la semana de la juventud, porque es precisamente la semana de la juventud". También ha insistido en que los verdaderos protagonistas serán los jóvenes, a los que ha invitado a que se pregunten "¿Señor, qué debo hacer en mi vida? ¿Cuál es el camino para mí?".

Antes de retirarse, el santo padre ha confiado a la intercesión de la beata Virgen María, "estas preguntas que se harán los jóvenes allí, y ésta que haréis hoy vosotros".