El Papa: La vida está para apostarla por grandes ideales

El Santo Padre llama a los partipantes de la peregrinación a Loreto y les pide que irradien luz y esperanza a su alrededor

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1203 hits

Los participantes de la 36ª peregrinación a pie entre las localidades italianas de Macerata y Loreto, recibieron una llamada telefónica del papa Francisco, antes de celebrar la eucaristía en el estadio Helvia Recina de Macerata el sábado por la noche, celebrada por el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado.

El Santo Padre pidió a los peregrinos que invocaran la intercesión de la Virgen de Loreto para el buen fin del encuentro de oración por la paz en Tierra Santa, Oriente Medio y todo el mundo, celebrado en el Vaticano la tarde del domingo.

Asimismo, Francisco, recordando el tema del encuentro '¡Dios es el Señor de las sorpresas!', les exhortó a no tener "miedo de soñar con un mundo más justo, ni de preguntar, buscar o profundizar". Del mismo modo les recordó que "la fe no es un herencia que recibimos de los demás, ni algo que se compra; es una respuesta de amor que damos y construimos libre y diariamente con paciencia, entre éxitos y fracasos". Además les pidió: "no temáis arrojaros en los brazos de Dios. Dios no os pedirá nada, si no es para bendecirlo y devolvéroslo multiplicado por cien. ¡No os dejéis desalentar por los perdedores o los miedosos que os quieren encerrar en su mentalidad oscura en lugar de dejaros volar en la luz de la esperanza!".

Y continuó con otra petición: "¡no caigáis en la mediocridad! En esa mediocridad que disminuye y nos vuelve grises. ¡La vida no es gris! La vida está para apostarla por grandes ideales y por las cosas grandes".

El Papa afirmó que "la negatividad es contagiosa pero también el positivismo es contagioso; la desesperación es contagiosa pero también la alegría es contagiosa: ¡no sigáis a personas negativas, continuad irradiando a vuestro alrededor luz y esperanza!" Y por eso les recordó que "la esperanza no desilusiona, ¡no desilusiona nunca!"

A propósito Francisco mencionó el pasaje del Libro de Proverbios "nada se pierde con Dios pero sin Él todo está perdido, abridle vuestro corazón y confiad en Él y vuestros ojos verán sus caminos y sus maravillas".

Al finalizar, el Santo Padre les pidió que esa noche "rezando por la paz en Loreto, cerca de la Virgen, no olvidéis hacer una oración también por mí, ¡lo necesito! Y bromeó: "¡rezad a favor y no en contra!"