El Papa: los pobres están en el centro del Evangelio

En una entrevista al 'Il Messaggero', Francisco recuerda que la bandera de los pobres es cristiana y que 'los comunistas nos la han robado'

Roma, (Zenit.org) Redacción | 882 hits

En una entrevista publicada el 29 de junio pasado en las páginas del periódico romano Il Messagero, la vaticanista Franca Giansoldati ha preguntado al papa Francisco: “Usted es presentado como un papa comunista, pauperista, populista. The Economist le ha dedicado una portada afirmando que habla como Lenín. ¿Se ve reflejado en esto?”.

A la interrogación el Papa responde: “Yo digo que los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro del Evangelio. Los pobres están en el centro del Evangelio. Tomemos Mateo 25, el protocolo sobre el cual seremos juzgados: he tenido hambre, he tenido sed, he estado en la cárcel, he estado enfermo, desnudo. O miremos las bienaventuranzas, otra bandera. Lo comunistas dicen que todo esto es comunista. Sí, como no, veinte siglos después. Entonces, cuando hablan se podría decirles: ¿ustedes son cristianos?”.

“La pobreza está en el centro del evangelio, ha precisado el Papa. No se puede entender el Evangelio sin entender la pobreza real, tomando en cuenta que existe una pobreza bellísima que es la del espíritu: ser pobre ante Dios porque Dios te llena”.

“El Evangelio –agrega– se dirige indistintamente a pobres y ricos. Y habla sea de pobreza que de riqueza. No condena, de hecho a los ricos. En todo caso a las riquezas cuando se hacen objetos de idolatría: el dios dinero, el becerro de oro”.

El obispo de Roma explicó que existe pobreza moral y material y ha dicho: “A un hambriento, por ejemplo, puedo ayudarlo para que no tenga más hambre, pero si ha perdido el trabajo y no lo encuentra, hay una relación con otro tipo de pobreza. Pierde dignidad. Tal vez puede ir a Cáritas y llevarse a su casa un paquete de víveres, pero experimenta una pobreza gravísima que le arruina el corazón. Un obispo auxiliar de Roma me contó que muchas personas van a los comedores de la iglesia llenos de vergüenza, y se llevan comida para su casa. Su dignidad ha progresivamente venido a menos, viven en un estado de postración.

A la pregunta sobre qué debe hacer la iglesia para que los jóvenes vayan a misa el Papa respondió: “la Iglesia debe salir a las calles, buscar a la gente, ir a las casas, visitar las familias, ir a las periferias. No ser una iglesia que sólo recibe sino que ofrece”. En relación a la caída demográfica de Europa el Papa explicó: “Es como si Europa se hubiera cansado de ser la mamá prefiriendo ser la abuela".

Y cuando Giansoldati ha preguntado cuál es el lugar de la mujer en la Iglesia, el obispo de Roma ha sostenido que “las mujeres son lo más bello que Dios ha hecho. La Iglesia es mujer. Iglesia es una palabra femenina. No se puede hacer teología sin esta feminidad. Sobre esto usted tiene razón, no se habla suficiente. Estoy de acuerdo que se debe trabajar más sobre la teología de la mujer. Lo he dicho y se está trabajando en este sentido”.

La periodista de Il Messaggero insistió preguntando si habrá decisiones históricas, como una mujer jefe de dicasterio, no del clero… y el Papa riendo: “Bueno, tantas veces los sacerdotes terminan bajo la autoridad de las perpetuas…” (en alusión a las mujeres que ayudan en las sacristías, n.d.t.).

Sobre los viajes en Asia el Papa ha dicho: “Iré dos veces a Asia en seis meses. En Corea en agosto para encontrar a los jóvenes asiáticos. En enero a Sri Lanka y Filipinas. La Iglesia en Asia es una promesa. Corea representa mucho, tiene a sus espaldas una historia bellísima. Por dos siglos no ha tenido sacerdotes y el catolicismo avanzó gracias a los laicos. Hubo mártires también. Respecto a la iglesia en China se trata de un reto cultural grande, grandísimo. Y ahí está el ejemplo de Matteo Ricci que ha hecho tanto bien…”.

Respondiendo del programa de la reforma de la curia, el obispo de Roma precisó que está siguiendo “aquello que los cardenales han pedido durante las congregaciones generales antes del Cónclave" y añadió: Mis decisiones son fruto de las reuniones pre-cónclave. Nada lo he hecho por mí mismo”.