El Papa nombra un obispo legionario de Cristo para la prelatura de Cancún-Chetumal (México)

El padre Pedro Pablo Elizondo sustituye a monseñor Jorge Bernal

| 361 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 26 octubre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha nombrado este martes al padre Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, L.C. obispo de la prelatura de Cancún-Chetumal en México.



El padre Elizondo viene a continuar la labor de monseñor Jorge Bernal, L.C., que fue nombrado obispo el 7 de diciembre de 1973 y que ha presentado su renuncia al Santo Padre por razones de edad.

El Papa Pablo VI confió a la congregación de los Legionarios de Cristo la responsabilidad pastoral de este territorio con 52.000 kilómetros cuadrados de extensión.

El padre Elizondo, nacido en Zamora, Michoacán (México), el 4 de septiembre de 1949. Tras haber entrado como religioso en los Legionarios de Cristo, fue ordenado sacerdote en el seno de esta congregación el 24 de diciembre de 1982. De 1982 ha 2001 ha sido formador y maestro de novicios de los Legionarios de Cristo en Estados Unidos, España, Chile e Irlanda. Desde el año 2001 es vicario episcopal de la prelatura de Cancún-Chetumal.

En el momento de su creación, el 23 de mayo de 1970, la prelatura contaba con 13 sacerdotes y 16 religiosas distribuidos en 5 parroquias para atender a cerca de 84.000 personas, la mayoría de origen maya.

En estos 34 años, los misioneros legionarios, bajo la dirección de monseñor Bernal, han construido 343 iglesias y oratorios, y decenas de colegios, dispensarios médicos y escuelas de la fe. Asimismo, la prelatura cuenta ya con tres universidades.

La población ha aumentado de modo vertiginoso, por razón de la industria turística, a 1.100.000 habitantes. En las poblaciones de la selva aún se habla el maya. Desempeñan allí su ministerio 46 sacerdotes, 48 religiosos y 93 religiosas de más de 10 congregaciones.

Monseñor Bernal ha promovido en estos años ampliamente la participación de los laicos en la aplicación del programa pastoral: «Evangelizadores de Tiempo Completo», «Juventud Misionera», «Familia Misionera» y las «Misiones médicas», a cargo del Movimiento Regnum Christi.

Asimismo están presentes la Legión de María, el Movimiento familiar cristiano y grupos de la renovación carismática.

Entre otras iniciativas, cabe destacar la «Ciudad de la alegría», que acoge enfermos, ancianos y madres solteras.

Los misioneros promueven, además, el programa de acogida a 15.000 refugiados guatemaltecos desplazados con motivo de la guerra civil que asoló ese país en décadas pasadas.