El Papa pide a los cardenales su opinión sobre tres temas

Obispos eméritos, la cuestión de monseñor Lefebvre, y el diálogo con el Islam

| 1295 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 23 marzo 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presidió este jueves una reunión de cardenales del mundo entero para afrontar los grandes desafíos que en estos momentos afronta la Iglesia, en la víspera del consistorio en el que serán creados 15 nuevos purpurados.



En el encuentro --«un momento de reflexión y oración»--, según reveló un comunicado publicado por la Santa Sede, el pontífice pidió a los cardenales (electores y no electores por haber cumplido más de 80 años) su parecer sobre tres temas de particular importancia.

«En primer lugar --explica la nota vaticana-- los interrogantes cada vez más sentidos sobre la condición de los obispos eméritos; después la cuestión suscitada por el arzobispo Marcel Lefebvre y la reforma litúrgica querida por el Concilio Vaticano II; por último, cuestiones ligadas al diálogo entre la Iglesia y el Islam».

El Papa aclaró de todos modos que el encuentro estaba «abierto también a otros posibles temas».

Tras la introducción del cardenal decano, Angelo Sodano, intervinieron sobre la primera cuestión el cardenal Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación para los Obispos, y el cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación para el Clero y presidente de la Comisión Pontificia «Ecclesia Dei», ilustró la cuestión de los seguidores de monseñor Lefebvre.

A continuación, en la mañana, 20 cardenales tomaron la palabra para exponer su punto de vista.

En la tarde, la sesión continuó con la cuestión del Islam con intervenciones del cardenal nigeriano Francis Arinze, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y presidente emérito del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso. En esta sesión también intervino el cardenal Sodano.

Al inicio del encuentro, según recuerda el comunicado, el Santo Padre tomó la palabra para dar las gracias a los cardinales por su participación en la asamblea y recordó a los cardenales que no han podido venir.

Luego hizo referencia, según revela la nota, «al tiempo litúrgico cuaresmal, llegado ya a la mitad de su camino, y la memoria de ese día, Santo Toribio de Mogrovejo, modelo de pastor totalmente entregado al servicio del Evangelio».

Santo Toribio de Mogrovejo, segundo arzobispo de Lima, fue proclamando patrono del episcopado latinoamericano por Juan Pablo II en 1983.

En sus palabras de saludo, el cardenal Sodano constató que esta reunión «es una muestra de la importancia que Su Santidad atribuye al colegio cardenalicio. Por nuestra parte, nos comprometemos a corresponder a la misión que la Iglesia espera de nosotros».