El Papa pide a los periódicos católicos ser agentes de la «civilización del amor»

Al recibir a la Federación Italiana de Semanarios Católicos

| 485 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 3 diciembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II pidió este viernes a los periódicos católicos que sean agentes de la «civilización del amor» al recibir en audiencia a los doscientos participantes en la asamblea de la Federación Italiana de Semanarios Católicos.



«La contribución de los periodistas católicos resulta más precioso que nunca hoy a nivel tanto pastoral como cultural y social», afirmó el Santo Padre en el breve discurso que les dirigió.

«Gracias por el servicio que, con vuestras publicaciones periodísticas, ofrecéis a la edificación de la civilización del amor. En la época de la comunicación global, se hace cada vez más difícil vuestra misión. No os desalentéis, queridos, por las dificultades que encontráis», les dijo con tono paternal.

Según el Papa los periódicos católicos, en particular los semanarios, «insuflan en la familia, las parroquias y las ciudades los valores cristianos que forman gran parte del patrimonio espiritual del pueblo italiano».

«Pienso, en particular, en la tutela de la vida humana en su integridad --reconoció--; pienso en el matrimonio y la familia, que una cultura malentendida de los "derechos personales" tiende a desnaturalizar; pienso, en fin, en los valores de la verdad, la justicia y la solidaridad».

«Proseguid resueltamente anunciando el Evangelio de la verdad y de la esperanza desde esos "púlpitos" que son vuestros semanarios diocesanos, permaneciendo siempre abiertos a las amplias perspectivas de la Iglesia universal», les pidió el Papa.

Antes de despedirse, el Papa dejó dos consejos a estos comunicadores católicos.

«Para poder cumplir plenamente con vuestra misión prestad atención para que no os falte en primer lugar a vosotros el necesario alimento espiritual de la oración y de una intensa vida sacramental», afirmó en primer lugar.

«Preocupaos también por enriquecer vuestra formación ética y cultural para que vuestras convicciones se mantengan en sintonía con el Evangelio y no se dejen desviar por perniciosas tendencias dominantes en una cierta cultura moderna», les dijo por último.

La Federación Italiana de Semanarios Católicos, que nació en 1966, se conforma de 143 periódicos diocesanos, con una tirada global de 1 millón 143 mil ejemplares. Veintinueve de estos semanarios surgieron en el siglo XIX y otros tantos en los primeros veinte años del siglo XX.

La Conferencia Episcopal Italiana es, además, accionista principal del diario «Avvenire».

En la asamblea de la Federación Italiana de Semanarios Católicos intervino el arzobispo John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, quien manifestó su cercanía a los presentes, recordando que también él fue director en Estados Unidos de un periódico diocesano.

«La gente tiene necesidad de fuentes de información sobre la Iglesia católica que sean completas y auténticas», afirmó.

De este modo, estos periódicos pueden convertirse en medios de formación, pues los «católicos necesitan estar continuamente actualizados sobre la enseñanza de la Iglesia y sobre la manera en que ésta se adapta en nuestra vida de hoy», añadió el prelado estadounidense.