El Papa pide hombres de diálogo contra el choque de las civilizaciones

Contrarrestar la violencia con la comunión

| 751 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 29 noviembre 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha pedido que los cristianos sean «hombres de diálogo» ante el así llamado «choque de civilizaciones».



El Papa hizo su propuesta al encontrarse este viernes con representantes de la Universidad Pontificia Urbaniana, centro de formación en Roma de sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos, en su gran mayoría de países de misión que cumple sus 375 años de vida.

«Sin renunciar a afirmar la fuerza del mensaje evangélico --insistió--, es una tarea importante, en el mundo lacerado de hoy, que los cristianos sean hombres de diálogo y que contrasten ese choque de civilizaciones que a veces parece inevitable».

«La violencia, el terrorismo, la guerra no hacen más que construir nuevos muros entre los pueblos», constató el obispo de Roma. Por eso, el Papa propuso a los universitarios hacer de la Urbaniana un «gimnasio de universalidad, en el que se debe poder respirar ese sentido de comunión profunda que caracterizaba a la comunidad primitiva».

Por este motivo, mirando al futuro, el Papa propone a la Universidad Urbaniana que se distinga «entre las demás universidades de Roma precisamente por una atención particular a las culturas de los pueblos y a las grandes religiones mundiales, comenzando por el islam, el budismo, y el hinduismo».

En esta labor, el obispo de Roma aclaró que es necesario «considerar con atención el problema del diálogo interreligioso en sus implicaciones teológicas, cristológicas y eclesiológicas».

Por último, el Papa pidió a la Urbaniana prestar particular atención a «la formación integral de sus alumnos».

«La Iglesia del tercer milenio necesita sacerdotes, religiosos y laicos que sean santos y cultos. No se trata de un nuevo programa», concluyó, «el programa ya existe: es el de siempre, recogido por el Evangelio y la Tradición viva. Se centra, en último análisis, en el mismo Cristo, que hay que conocer, amar, imitar, para vivir en él la vida tritinaria y transformar con él la historia».

Los varios miles de alumnos de la Universidad Pontificia Urbaniana proceden de 110 países. La Universidad cuenta con 90 institutos afiliados en más de 40 países del mundo http://www.urbaniana.edu).