El Papa pide intensificar el diálogo entre nuevos movimientos y obispos

Califica a estas comunidades como "irrupciones del Espíritu Santo en la Iglesia"

| 1924 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 31 de octubre de 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI expresó este viernes su deseo de que se intensifique el diálogo entre los obispos y los nuevos movimientos y comunidades eclesiales, a los que calificó de "irrupciones del Espíritu Santo en la Iglesia".

Así lo expresó al recibir en audiencia en el Vaticano a los participantes en el II Encuentro Internacional de Obispos que acompañan a las nuevas comunidades de la Renovación Carismática Católica y en la XIII Conferencia Internacional convocada en Asís por la Fraternidad Católica Internacional de Comunidades y Asociaciones Carismáticas de Alianza (Catholic Fraternity of Charismatic Covenant Communities and Fellowships, http://www.catholicfraternity.net).

En su discurso, subraya que "los movimientos eclesiales y las nuevas comunidades, florecidos después del Concilio Vaticano II, constituyen un don singular del Señor y un recurso precioso para la vida de la Iglesia".

"Deben ser acogidos con confianza y valorados en sus diferentes contribuciones que han de ponerse al servicio de la utilidad común de manera ordenada y fecunda", afirma.

Los carismas, dijo basándose en el Nuevo Testamento, surgieron "como signos visibles de la venida del Espíritu Santo", no se trata, aclaró, de "un acontecimiento histórico del pasado", sino de "una realidad siempre viva".

"El mismo Espíritu, alma de la Iglesia, actúa en ella en toda época, y sus intervenciones, misteriosas y eficaces, se manifiestan en nuestro tiempo de manera providencial".

"Los movimientos y nuevas comunidades son como irrupciones del Espíritu Santo en la Iglesia y en la sociedad contemporánea", subrayó.

Por este motivo, afirmó, "uno de los elementos y de los aspectos positivos de las comunidades de la Renovación Carismática Católica constituye precisamente la importancia que en ellas tienen los carismas y los dones del Espíritu Santo y su mérito consiste en haberlo recordado a la Iglesia su actualidad".

Citando el Catecismo de la Iglesia Católica Benedicto XVI subrayó "el valor y la importancia de los nuevos carismas en la Iglesia, cuya autenticidad es garantizada por la disponibilidad a someterse al discernimiento de la autoridad eclesiástica".

"Precisamente por el hecho de que somos testigos de un prometedor florecimiento de movimientos y comunidades eclesiales es importante que los pastores ejerzan con ellos un discernimiento prudente, sabio y benevolente", reconoció

En este contexto, deseó de todo corazón que "intensifique el diálogo entre pastores y movimientos eclesiales a todos los niveles: en las parroquias, en las diócesis y con la Sede Apostólica".

Recordando que estas asociaciones han recibido el reconocimiento pontificio o están siguiendo el proceso necesario para alcanzarlo, el Santo Padre concluyó advirtiendo que "los pastores, especialmente los obispos, en el deber de discernimiento que les compete, no pueden desconocer este dato".