El Papa pide oraciones por la Iglesia en China

Llamamiento durante la Audiencia General

| 1653 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 1 de diciembre de 2010 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI lanzó hoy un llamamiento a los católicos de todo el mundo para que recen por la Iglesia en China, al concluir la Audiencia General en el Aula Pablo VI.

“Encomiendo a vuestras oraciones y a las de los católicos de todo el mundo a la Iglesia en China, que, como sabéis, está viviendo momentos particularmente difíciles”, dijo, en referencia a la ordenación episcopal ilícita celebrada el pasado 20 de noviembre en China.

Benedicto XVI destacó: “Pedimos a la Bienaventurada Virgen María, Auxilio de los Cristianos, que sostenga a todos los obispos chinos, tan queridos por mí, para que den testimonio de su fe con valor, poniendo toda esperanza en el Salvador que esperamos”.

“Confiemos también a la Virgen a todos los católicos de ese amado país, para que, con su intercesión, puedan realizar una auténtica existencia cristiana en comunión con la Iglesia universal, contribuyendo así también a la armonía y al bien común de su noble Pueblo”, añadió.

Entre los miles de fieles congregados para la audiencia, se encontraba un grupo de católicos chinos que fue saludado con afecto por la asamblea.

La Iglesia en China está viviendo momentos especialmente difíciles con la ordenación ilícita del padre Joseph Guo Jincai como obispo de Chendge, celebrada el pasado 20 de noviembre sin mandato apostólico y a pesar de la oposición explícita de la Santa Sede.

Tras este desafío, la Santa Sede comunicó el pasado 24 de noviembre que se está estudiando la posible excomunión del padre Guo Jincai y de los obispos implicados en el acto de consagración, y que se reserva valorar la posible invalidez de la ordenación episcopal.

El Papa no ocultó entonces su “profunda amargura” ante la decisión de las autoridades chinas de seguir adelante con esta ordenación, que considera que contradice “la atmósfera de respeto, fatigosamente creada con la Santa Sede y con la Iglesia católica a través de las recientes ordenaciones episcopales”.

La Santa Sede ha declarado que la ordenación del pasado 20 de noviembre en China “representa una dolorosa herida a la comunión eclesial y una grave violación de la disciplina católica”.

Además, el hecho de que diversos obispos hayan sido sometidos a “presiones y a restricciones de su propia libertad de movimiento, con el fin de forzarles a participar y a conferir la ordenación episcopal” constituye, según la Santa Sede, “una grave violación de la libertad de religión y de conciencia”.

Con esta ordenación ilegítima, el padre Guo Jincai y los obispos que han participado en ella podrían incurrir en pena de excomunión en base al canon 1382 del Código de Derecho Canónico.

La Santa Sede ha reafirmado “su disponibilidad al diálogo, pero constatando “con amargura” que “las autoridades dejan a la dirección de la Asociación Patriótica Católica China, bajo la influencia del señor Liu Bainian, asumir actitudes que dañan gravemente a la Iglesia católica y obstaculizan dicho diálogo”.