El Papa pide rezar por el «precioso don» de la paz

Así como por los pueblos amenazados por la guerra

| 623 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 19 marzo 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invitó este miércoles a elevar súplicas por los pueblos amenazados por la guerra, así como por la concordia y la paz entre los hombres.



El Santo Padre presentó su petición al concluir su intervención en la tradicional audiencia general en la que participaron unos 10.000 peregrinos, en el día en que la Iglesia celebraba la fiesta de san José.

«Que san José, patrono universal de la Iglesia --deseó--, vele sobre toda la comunidad eclesial y, como hombre de paz, obtenga para toda la humanidad, en especial para los pueblos amenazados en estas horas por la guerra, el precioso don de la concordia y de la paz».

Al despedirse de los peregrinos, el pontífice saludó a las numerosas personas venidas al Vaticano trayendo la Antorcha Benedictina de la Paz, que fue encendida en Nueva Nursia (New Norcia, Australia) y que sería después llevada a Nursia (Italia), ciudad natal de san Benito (480-547), patriarca de los monjes de occidente, patrono de Europa y fundador de la Orden Benedictina.

El pontífice deseó que «la tradicional iniciativa, en estas horas de trepidación por la paz, contribuya a reavivar en los espíritus una decidida voluntad de concordia y de reconciliación».