El Papa pide una actitud nueva ante el sufrimiento

Presentado el mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo

| 2353 hits

ROMA, jueves 3 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- Benedicto XVI pide una actitud nueva ante el sufrimiento en el  mensaje para la XIX Jornada Mundial del Enfermo, presentado este jueves en la sala de prensa de la Santa Sede.

Durante la presentación del texto intervinieron por parte del Consejo Pontificio para los Operadores Sanitarios su presidente, el arzobispo Zygmunt Zimowski, el secretario, el obispo José Luis Redrado, el subsecretario, monseñor Jean-Marie Mpendawatu, y la doctora Rosa Merola, consultora del dicasterio y psicóloga en el Instituto penitenciario romano de Rebibbia.

Con el lema "Por sus heridas fuisteis curados" el Papa invita a reflexionar sobre el misterio del sufrimiento, invita a la sociedad a aceptar el sufrimiento, a los jóvenes a entenderlo y a las autoridades a invertir más en estructuras sanitarias.

En él, afirma que en la Jornada Mundial del Enfermo querida por Juan Pablo II es  necesario sensibilizar “a nuestras comunidades y la sociedad civil hacia los enfermos” a quienes invita a ver “con ojos de esperanza todos los males que afligen a la humanidad”, recordando con San Bernardo que "Dios no puede sufrir pero sí compartir" con el hombre el sufrimiento.

Benedicto XVI repropone su pensamiento expresado en la Spe Salvi: “Una humanidad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión (…) es una sociedad cruel e inhumana”.

El Papa comparte su emoción al rezar ante la Sábana Santa en Turín y su meditación “delante de aquel rostro sufriente” que es “una invitación a reflexionar sobre lo escrito por san Pedro “por sus heridas fuisteis curados” y cómo para los apóstoles y para nosotros “el sufrimiento permanece siempre cargado de misterio, difícil de aceptar y llevar”.

Recuerda también la cita de agosto en Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud e invitó a los jóvenes que viven la experiencia de la enfermedad a recordar que "la cruz es el sí de Dios al hombre, la expresión más alta e intensa de su amor.

El Papa en su mensaje desea que "Cristo resucitado dé la paz y curación del corazón" e invita en concreto a las autoridades para que "inviertan energías en estructuras sanitarias que sean de apoyo a los que sufren en particular para los más pobres y necesitados".

Sida y preservativo

Respondiendo a una pregunta sobre el preservativo, monseñor Redrado recordó que la doctrina de la Iglesia está muy clara en la nota difundida hace pocas semanas atrás por la Congregación para la Doctrina de la Fe “y que en cuanto Consejo Pontificio para los Agentes Sanitarios no tenemos nada que agregar” explicó.

Por su parte monseñor Mpendawatu recordó que después que se realice un convenio previsto para mayo, se está pensando en la publicación de un ‘subsidio’ pastoral para los operadores sanitarios y comunidades cristianas que enfrente globalmente el tema del Sida, desafío en el que  “la Iglesia se está empeñando fuertemente”.

Recordó también que la Carta a los operadores sanitarios, publicada en el 2005 es un código deontológico enteramente válido para quienes trabajan en el sector.

Monseñor Zimowski precisó además que la ciencia avanza y pone nuevos problemas, lo que obliga a actualizarse constantemente, así como el esfuerzo que se realiza en las 171.000 estructuras sanitarias relacionadas con la Iglesia para cumplir su labor.

Células madre y familia

Monseñor Mpendawatu por su parte quiso recordar que la Iglesia tiene muchos médicos “empeñados en la investigación sobre las células madre adultas y con buenos resultados”, mientas los experimentos sobre las células madre embrionarias no han llevado a nada.

Monseñor Zimowski, delante del auditorio no ocultó su preocupación por las legislaciones de muchos países que “aplican ideologías invasivas en el sector sanitario” como diversos proyectos de ley en discusión sobre salud reproductiva, lo que crearía dificultades directas en las familias.

“Por su parte la Iglesia realiza una labor no filosófica pero práctica” añadió monseñor Redrado que recordó por ejemplo como “solamente en el hospital Fate Bene Fratelli con sus 300 estructuras se atendieron en un año a 20 millones de personas”, para no hablar de países de África y del trabajo que la Iglesia realiza allí.

La doctora Rosa Merola, en contacto directo con los reclusos, entre los cuales muchos jóvenes, recordó cómo influye negativamente en los detenidos la falta de afecto, de figuras de referencia, y de la importancia de la familia y educación sobe valores auténticos para hacer crecer a los propios hijos para evitar males irreparables.

En la sala de prensa fue presentado también el seminario sobre el “ Asociacionismo sanitario católico y la cultura de la vida” que se realizará el 5 de febrero en el auditorio San Pío X en Vía de la Conciliación, junto al Vaticano, con motivo de los 25 años de la institución del Pontificio Consejo para los Operadores Sanitarios (para la Pastoral de la Salud).

En el mismo estarán representadas 70 asociaciones que cuentan en total con más de 50 mil inscritos. Entre ellas la Federación Internacional de Médicos Católicos (FIAMC), el Comité Internacional Católico de las Enfermeras y Asistentes Médico Sanitarias (CICIAM);  la Federación Internacional de los Farmacéuticos Católicos (FIPC).

Por Sergio Mora