El Papa presenta África como prioridad para la política internacional

El padre Lombarda comenta el carteo entre el Papa y Angela Merkel

| 875 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 29 abril 2007 (ZENIT.org).- Al proponer la lucha contra la pobreza y la ayuda a África como prioridad para la política internacional, Benedicto XVI ofrece una esperanza «para un mundo más justo», considera el padre Federico Lombardi S.I.



El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha comentado el intercambio de cartas entre el Papa y la señora Angela Merkel, la canciller federal de Alemania, presidente de turno de la Unión Europea y del G8, publicado el 23 de abril por la Santa Sede, en el último número de «Octava Dies», semanario producido por el Centro Televisivo Vaticano, del que es también director.

En su carta a Merkel, el Santo Padre subraya la necesidad de un nuevo empeño internacional a favor de los problemas de los países más pobres, en particular de África.

«La carta del Papa pretende apoyar y alentar las intenciones positivas ya manifestadas por la presidencia inglesa de la Unión Europea y reafirmadas con decisión por la actual presidencia alemana de cara a la cumbre de los países más industrializados, el G8, del próximo mes de junio», explica el portavoz vaticano.

«Las cartas del Papa y de la señora Merkel hacen referencia a diferentes medidas concretas en el campo del comercio internacional, de la condonación de la deuda exterior, de las ayudas al desarrollo, de la salud, de la lucha contra el comercio de armas», recuerda.

«Un diálogo de alto nivel en el que la perspectiva de una auténtica iniciativa internacional por un mundo más justo encuentra una contribución eficaz de inspiración y apoyo moral en la autoridad más elevada de la Iglesia», añade el padre Lombardi.

«En el mundo de hoy gran parte del continente africano se encuentra en una condición de pobreza dramática y sus perspectivas para el futuro son totalmente oscuras. Para salir de esta situación, es necesario el compromiso de los pueblos interesados, pero no es suficiente si, en un mundo interdependiente, no se crea un marco de condiciones de desarrollo mucho más favorables», explica el sacerdote.

«África necesita el compromiso de los africanos, así como la solidaridad y la justicia de las fuerzas políticas y económicas activas a nivel internacional --concluye--. Las cartas del Papa y de la señora Merkel son un signo de esperanza para un mundo más justo».