El Papa presenta al Corazón de Jesús como fuente inagotable de misericordia

Al rezar la oración mariana del Ángelus

| 371 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 25 junio 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presentó este domingo la actualidad de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, presentándola como respuesta a «las almas sedientas de la misericordia de Dios».



Al encontrarse a mediodía con motivo de la oración mariana del Ángelus con unos 30 mil peregrinos, que desafiaron un tremendo calor en la plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice comentó el significado de esta solemnidad litúrgica, que la Iglesia celebró el pasado viernes.

Esta celebración, según el mismo Papa reconoció hablando desde la ventana de su estudio, «une acertadamente la devoción popular con la profundidad teológica».

«Era una tradición, y en algunos países sigue siéndolo, la consagración al Sagrado Corazón de las familias, que tenían una imagen suya en su casa», constató el Santo Padre, hablando desde la ventana de su estudio.

Para entender esta devoción, aclaró, es necesario remontarse al «misterio de la Encarnación»: «a través del Corazón de Jesús se manifestó de manera sublime el Amor de Dios hacia la humanidad».

«Por este motivo --señaló--, el auténtico culto al Sagrado Corazón mantiene toda su validez y atrae especialmente a las almas sedientas de la misericordia de Dios, que en él encuentran la fuente inagotable, en la que pueden sacar el agua de la Vida, capaz de regar los desiertos del alma y de hacer que vuelva a florecer la esperanza».

En este año, se han celebrado los 50 años de la encíclica «Haurietis aquas», con la que Pío XII dio un fuerte impulso al culto al Sagrado Corazón.

Con este motivo, Benedicto XVI ha escrito una carta al padre Peter-Hans Kolvenbach, prepósito general de la Compañía de Jesús, en la que constata que la adoración al amor de Dios, manifestado en el «corazón traspasado» en la Cruz, es «imprescindible» para la vida espiritual de todo cristiano.

La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús ha sido también la Jornada Mundial de Oración por la Santificación de los Sacerdotes.

El obispo de Roma aprovechó la oportunidad para invitar a todos los creyentes «a rezar siempre por los sacerdotes para que puedan ser testigos del amor de Cristo».