El Papa presenta el «Compendio» del Catecismo como guía de la evangelización

La evangelización requiere de los católicos unidad en la fe

| 876 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 3 julio 2005 (ZENIT.org).- Sin esconder su satisfacción por la publicación del «Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica», Benedicto XVI consideró este domingo que la evangelización exige que los católicos anuncien unidos y con coherencia su fe.



«En este inicio del tercer milenio, ¡qué necesario es que toda la comunidad cristiana proclame, enseñe y testimonie integralmente la verdad de la fe, de la doctrina y de la moral católica de manera unánime y acorde!», afirmó.

El pontífice pronunció estas palabras antes de rezar la oración mariana del Ángelus desde la ventana de su apartamento junto a decenas de miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano, bajo un fuerte sol.

El Papa publicó el 28 de junio pasado el «Compendio», volumen de doscientas páginas, que recoge en 598 preguntas y respuestas la síntesis del «Catecismo» que fue promulgado en 1992 por el Papa Juan Pablo II. Por el momento sólo ha aparecido en italiano, pues todavía no se han terminado las traducciones.

«Desde hace años se experimentaba la necesidad de un catecismo breve, que resumiera de manera sencilla pero completa todos los elementos esenciales de la doctrina católica», reconoció el pontífice.

Recordando que el «Compendio» vio la luz el mismo día en que se introdujo la causa de beatificación de Karol Wojtyla, «al que le dio un impulso determinante», su sucesor subrayó «la importancia de este útil y práctico instrumento para el anuncio de Cristo y de su Evangelio de salvación».

Este libro, aclaró, permite «comprender la extraordinaria unidad del misterio de Dios, su designio de salvación para toda la humanidad, el carácter central de Jesús, el unigénito Hijo de Dios, hecho hombre en el seno de la Virgen María, muerto y resucitado por nosotros».

«Presente y operante en su Iglesia, en particular en los sacramentos, Cristo es el manantial de nuestra fe, el modelo de todo creyente y el maestro de nuestra oración», subrayó el obispo de Roma.

El Papa, que siendo cardenal Joseph Ratzinger, recibió de Juan Pablo II el encargo de la redacción del «Compendio», concluyó deseando que esta publicación contribuya «a la deseada renovación de la catequesis y de la evangelización para que todos los cristianos --muchachos, jóvenes, y adultos, familias y comunidades--»

Su sueño es que «se conviertan en todo ambiente en catequistas y evangelizadores, ayudando a los demás a encontrar a Cristo».

La importancia que Benedicto XVI atribuye al «Compendio» quedó manifestada no sólo con la especial liturgia que presidió con este motivo en el Vaticano, sino también por el pasaje que le dedicó en la homilía de la celebración eucarística de los santos Pedro y Pablo (29 de junio), patronos de la diócesis de Roma.