El Papa proclamará basílica la Sagrada Familia en Barcelona

El arzobispo de Barcelona detalla el programa de la visita apostólica a España

| 3695 hits

BARCELONA, viernes 23 de julio de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI proclamará basílica el templo de la Sagrada Familia de Barcelona el próximo 7 de noviembre, el mismo día que dedicará el templo expiatorio ideado por Antonio Gaudí, durante su visita apostólica a España.

Lo anunció el arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach, este mediodía en una rueda de prensa celebrada ante un centenar de periodistas en la sala Gaudí del museo diocesano de Barcelona.

Con una amplia sonrisa, el purpurado explicó numerosos detalles de la estancia del Papa en Barcelona, donde, además de consagrar el templo de la Sagrada Familia, visitará la escuela para discapacitados de la fundación diocesana del Niño Dios.

La visita apostólica a España comenzará el sábado 6 de noviembre con su llegada a Santiago de Compostela al mediodía, según el programa ya aprobado por la comisión vaticana que prepara los viajes del Pontífice.

Benedicto XVI se dirigirá a la catedral de Santiago, donde abrazará al santo, presidirá una oración y contemplará el botafumeiro, el gran incensario del templo compostelano. Después presidirá una misa en el Obradoiro, la plaza de la catedral.

A las 21 horas está prevista su llegada al Aeropuerto del Prat de Barcelona, donde será recibido por una delegación en la que probablemente se encuentren los Príncipes de Asturias.

Benedicto XVI se trasladará después al arzobispado de Barcelona, donde tiene previsto llegar a las 21,45 horas y donde pasará la noche, junto a las personas que lo acompañen en la visita.

A la mañana siguiente, el domingo 7 de noviembre, el Obispo de Roma se trasladará en papamóbil desde el arzobispado hasta el templo de la Sagrada Familia, en un itinerario todavía por perfilar.

Al llegar al templo de Gaudí, el vehículo dará algunas vueltas por sus alrededores para que las numerosas personas que se espera que estén allí congregadas -el arzobispo planteaba que podrían ser 500.000- puedan verlo de cerca y saludarlo.

Benedicto XVI entrará al templo por la puerta de la calle Mallorca, se revestirá en la sacristía y realizará el rito de abrir las puertas del pórtico de la Gloria.

Seguidamente empezará la eucaristía con una procesión del Papa, cardenales y obispos hasta el presbiterio.

Durante esa misa, se celebrará el rito de dedicación del altar, después se rezará la letanía de los santos y se rezará la oración de dedicación o consagración de la iglesia a Dios.

A continuación tendrá lugar la unción del altar y de las paredes del templo con el aceite santo, seguida de la incensación del altar y de toda la iglesia, que serán iluminados seguidamente.

Al acabar la misa, sobre las doce del mediodía, el Papa saldrá al Pórtico del Nacimiento del original templo barcelonés para saludar y rezar el Ángelus, desde el mismo lugar donde se colocó Juan Pablo II durante su visita a Barcelona en 1982.

Después de la oración mariana y su alocución y saludos a los peregrinos, el Papa volverá a entrar en la iglesia y se dirigirá en procesión al final del templo, donde habrá una inscripción conmemorativa de esa dedicación del templo.

Benedicto XVI volverá al arzobispado en papamóbil y será saludado por numerosas personas en las calles de Barcelona. En la sede episcopal, el Pontífice compartirá una comida con los obispos y con su séquito a las 13 horas.

A las 17,15 horas, el Papa ha querido añadir una visita a la institución del Niño Dios, dedicada a personas con síndrome de down y con otras discapacidades y a sus familias, una fundación diocesana confiada a las franciscanas del Sagrado Corazón.

En su sede del barrio del Guinardó, rezará y conversará con los alumnos, que le están preparando un obsequio, y con sus familias, y también bendecirá la primera piedra de su nueva residencia.

La nueva terminal del Aeropuerto del Prat acogerá a las 18,30 horas la despedida oficial del Papa, en la que está prevista la asistencia de los Reyes de España. A las 19,15 horas está prevista su salida hacia Roma en avión.

Según el cardenal Martínez Sistach, Benedicto XVI “ha descubierto en la Sagrada Familia la concepción teológica de iglesia: celebrar la eucaristía y el culto”.

En este sentido, el purpurado explicó que no hay retablos en el interior del templo, sino que están en el exterior (en las fachadas del Nacimiento, la Pasión y la Gloria), ni tampoco capillas laterales, sino sólo el presbiterio, el altar, la sede y el ambón, y tres imágenes: la cruz, la Virgen María y san José.

El cardenal animó a todos a acoger al Papa y a asistir al acto de consagración de la Sagrada Familia. Para facilitarlo, se han suspendido todas las misas en las parroquias y centros de culto de Barcelona el domingo 7 de noviembre por la mañana, excepto en cárceles, hospitales y monasterios de clausura.