El Papa propone a san Gregorio Magno como modelo para pastores y políticos

Al rezar la oración mariana del Ángelus en Castel Gandolfo

| 957 hits

CASTEL GANDOLFO, domingo, 3 septiembre 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI presentó este domingo a san Gregorio Magno, Papa de la Edad Media, como modelo para pastores de la Iglesia y autoridades civiles por haber comprendido el poder como servicio.



El Santo Padre dedicó su tradicional alocución con motivo del Ángelus dominical a recordar la figura de ese doctor de la Iglesia, fallecido en el año 604, recordado en este domingo por el calendario litúrgico romano.

Antes de ser obispo de Roma, había alcanzado la dignidad civil más grande a la que podía aspirarse, «prefecto de la urbe», cuando tan sólo tenía 30 años. Más tarde, dejó la vida pública para abrazar la vida monástica, según la regla de san Benito.

En el Papa que ha escogido el nombre de Benedicto en recuerdo de ese santo, patriarca del monaquismo occidental, se podía percibir una emoción especial al recordar el legado de este Papa benedictino, primer monje en ser nombrado sucesor del apóstol Pedro.

Tras la muerte del Papa Pelagio II, fallecido a causa de una epidemia de peste, Gregorio fue elegido Papa.

El pontífice presentó «su singular figura, diría casi única» como «un ejemplo que hay que presentar tanto a los pastores de la Iglesia como a los administradores públicos».

«Trató con todos los medios de evitar el nombramiento, pero al final tuvo que rendirse y, dejando a su pesar el claustro, se dedicó a la comunidad, consciente de que estaba desempeñando un deber y de que era un simple "siervo de los siervos de Dios"».

«La vida del pastor de almas tiene que ser una síntesis equilibrada entre contemplación y acción, animada por el amor que "alcanza cumbres elevadísimas cuando se inclina con misericordia ante los males profundos de los demás"», dijo citando a san Gregorio.

«La capacidad de inclinarse ante la miseria de los demás es la medida de la fuerza de la entrega a los demás», añadía el santo, con palabras que utilizó el mismo Concilio Vaticano II para describir la imagen del pastor de nuestros tiempos.

Benedicto XVI ha transcurrido este fin de semana en un simposio con antiguos alumnos sobre «evolución y creación» que continúa una tradición que había comenzado Joseph Ratzinger al ser elegido arzobispo de Munich.

El próximo sábado viajará a Baviera con motivo de su cuarto viaje apostólico internacional.