El Papa recibe a los directivos del banco más grande de Francia

El reto de la globalización: humanizar la economía, les dice

| 604 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 10 junio 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II está convencido de que la globalización sólo se humanizará si la economía pone en el centro al hombre y a cada persona humana, según ha confesado a los directivos del banco más grande de Francia y uno de los primeros del mundo.



Al encontrarse este sábado el Consejo de Administración del Crédite Agricole, el pontífice constató que «el contexto de una economía cada vez más globalizada obliga a las empresas a conquistar nuevos mercados adoptando estrategias de desarrollo con frecuencia agresivas, ligadas a los imperativos de los resultados y de la rentabilidad».

«Esta lógica económica no deja de engendrar escandalosas desigualdades entre los países --denunció el obispo de Roma--. Y la deuda internacional de los países pobres constituye un obstáculo mayor al proceso de crecimiento de numerosas naciones, pues compromete la economía local y el desarrollo integral de las personas, y pone en peligro la vida de las familia y el porvenir de la sociedades».

Al dirigirse a los directivos del Crédite Agricole, entre los que se encontraba el presidente del Consejo de Administración, Marc Bué, Juan Pablo II reconoció que esta institución, «al proponer los valores humanistas y asociativos del progreso y de la promoción del hombre en la empresa y en la economía», trabaja «para afirmar la paz y la solidaridad del género humano».

Ahora bien, les invitó a dar un salto más elevado en esta perspectiva. «Os aliento --dijo al órgano directivo del banco-- a arraigar vuestras decisiones en una visión cristiana del hombre y de la humanidad, con el objetivo de contribuir eficazmente en la construcción de un mundo en el que las opciones políticas y económicas respondan verdaderamente a las aspiraciones más profundas de las nuevas generaciones».

Crédit Agricole, con 7.679 agencias y 16 millones de clientes, es el primber banco de particulares en Francia.