El Papa recibe a los miembros del Pontificio Consejo para los Laicos

Francisco: 'Es indispensable estar presentes en Internet'. Concluyen los trabajos de la XXVI Asamblea Plenaria de este dicasterio vaticano, con el tema 'Anunciar a Cristo en la era digital'

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 830 hits

El papa Francisco ha señalado hoy que Internet no es suficiente para el anuncio del Evangelio, porque la evangelización precisa del contacto directo y personal con personas reales, "a veces heridos o dolidos", para ofrecerles verdaderas "razones de esperanza". Además, el Pontífice argentino ha calificado la Red como una "realidad difusa, compleja y en continua evolución" que propone "de nuevo" la cuestión siempre actual de la relación entre la fe y la cultura.

En un encuentro con los miembros del Pontificio Consejo para los Laicos, que en los últimos días han celebrado su XXVI Asamblea Plenaria con el tema “Anunciar a Cristo en la era digital”, el Santo Padre ha recordado que "entre las posibilidades que ofrece la comunicación digital, la más importante es la Evangelización". Aun así, ha explicado que "el anuncio se basa en relaciones humanas auténticas y directas para desembocar en un encuentro personal con el Señor".

Pese a esta afirmación, el Papa ha advertido que "no se puede decir que la presencia de la Iglesia en Internet sea inútil". Y ha proseguido destacando como "es indispensable estar presentes, siempre con estilo evangélico, en esto que, sobre todo para los jóvenes, se ha convertido en una especie de forma de vida".

El Pontífice ha apuntado también que los cristianos pueden desilusionarse y toparse con peligros y "monedas falsas" en el Continente Digital, pero les ha asegurado que con ayuda del Espíritu Santo habrá "preciosas posibilidades para guiar a los hombres hacia el rostro luminoso de Jesús".

Por otra parte, el Santo Padre también se ha referido a la "crisis cultural" y ha tratado el papel de la mujer en la sociedad actual. "En la crisis cultural de nuestro tiempo, la mujer se encuentra en la primera línea de batalla para la salvaguardia del ser humano", ha subrayado en alusión al XXIV aniversario de la encíclica Mulieris dignitatem que publicó Juan Pablo II en 1988.

Finalmente, el papa Francisco ha concluido su alocución indicando que la Iglesia siempre está en marcha, a la búsqueda de nuevas vías y nuevos métodos para el anuncio del Evangelio. 

Por su parte, el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, cardenal Stanisław Ryłko - al comenzar los trabajos el primer día y citando al beato Juan Pablo II- ha recordado que el mundo de Internet "es, por decirlo así, una nueva frontera que se abre al inicio de este nuevo milenio. Como en las nuevas fronteras de otros tiempos, ésta entraña también peligros y promesas [...]. Para la Iglesia, el nuevo mundo del ciberespacio es una llamada a la gran aventura de usar su potencial para proclamar el mensaje evangélico [...] especialmente entre los jóvenes, que se dirigen cada vez más al mundo del ciberespacio como una ventana abierta al mundo".

Continuando con su intervención, el cardenal Ryłko ha afirmado que “al programar nuestros trabajos, hemos querido evitar dos acercamientos extremos que dominan hoy el debate cultural sobre el argumento". "Por un lado - ha explicado - está la tendencia de demonizar la red, que reconoce en ella sólo amenazas y peligros" y "por otro lado - ha añadido - hay una actitud de un aplauso incondicional que ve en las nuevas tecnologías y nuevos lenguajes exclusivamente ventajas, casi como si por sí mismas fueran la garantía de un luminoso futuro para la humanidad".

Para el purpurado, "ambas posiciones se presentan correlacionadas en publicaciones, estudios e investigaciones". "Pero ¿dónde está la verdad?", se ha preguntado. Y el cardenal Ryłko ha concluido: "El dato que emerge del Magisterio es que un cristiano no puede huir del desafío de enfrentarse con la novedad que conlleva el fenómeno".

Por este motivo, los asistentes a la Asamblea Plenaria han considerado “importante” destacar cómo el compromiso en el campo de las comunicaciones “pertenezca a la vocación y misión de los fieles laicos, llamados a la animación y al perfeccionamiento del orden temporal para orientarlo a Dios a través de Cristo”.

En un comunicado, el Pontificio Consejo para los Laicos ha  reconocido también que “sin duda, el ambiente digital está convirtiéndose en uno de los ámbitos más relevantes”. En este sentido, “es urgente que los fieles laicos sean conscientes de los nuevos desafíos que el rápido desarrollo de la tecnología de las comunicaciones pone a la Iglesia”.

Por último, la nota de este dicasterio concluye recordando las indicaciones del último Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización y la reciente exhortación apostólica del papa Francisco Evangelii gaudium, que han puesto “un fuerte acento en la naturaleza misionera de la Iglesia y con ello en la importancia de no descuidar ningún ámbito de la vida del hombre contemporáneo, para que pueda llegar a todos la belleza y la alegría del anuncio del Evangelio”. 

(RED/IV)