El Papa recibe a periodistas que piden la beatificación de un colega

Manuel Lozano Garrido, pasó 28 años en una silla de ruedas

| 484 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 11 septiembre 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II recibió este miércoles las firmas de más de doscientos periodistas que piden la beatificación de Manuel Lozano Garrido (más conocido como «Lolo»), periodista a pesar de que pasó parte de su vida en una silla de ruedas y ciego.



Tres periodistas en representación de sus colegas --Paloma Gómez Borrero, corresponsal en Roma de la Cadena radiofónica española COPE, Alex Rosal, director del semanario «Fe y Razón», y Jesús Colina corresponsal de «Alfa y Omega» en Roma y director de Zenit-- entregaron al Papa la petición oficial.

El postulador de la causa, don Rafael Higueras Álamo, les acompañó para hacer llegar al Santo Padre la «positio», es decir, la investigación que documenta la vida y virtudes del periodista.

Manuel Lozano Garrido, nació en Linares (Jaén) en 1920. Comenzó a desarrollar su trabajo profesional como periodista en medios de comunicación religiosos como el diario Ya, Telva, Vida Nueva, la agencia Prensa Asociada, Signo...

En 1942 contrajo una grave enfermedad (espondilitis) que le deformó completamente el cuerpo y le dejó inválido. Por ese motivo tuvo que vivir durante 28 años «sujeto» a una silla de ruedas, regalo de sus compañeros periodistas.

Los últimos diez años de su vida los pasó completamente ciego. A pesar de este gran inconveniente, dictó nueve libros a su querida hermana Lucy y a sus amigos. Fundó la revista Sinaí para enfermos. Falleció el 3 de noviembre de 1971.

El proceso de beatificación se encuentra ya en un estado avanzado en la Congregación vaticana para las Causas de los Santos. En estos momentos, falta el reconocimiento de una comisión de teólogos y cardenales que deben aprobar la declaración de sus «virtudes heroicas».

Si se da la declaración, una comisión científica estudiara la existencia de un milagro atribuido a su intercesión. La postulación informa que ya se han hecho estudios sobre la curación inexplicable de un niño español en 1974, cuando tenía dos años, y que hoy es arbitro internacional de tenis.