El Papa recibe al rabino Shlomo Riskin

Presidente de un centro de diálogo entre judíos y cristianos

| 1768 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 13 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Entre las personas que este miércoles saludaron al Papa Benedicto XVI, al término de la Audiencia General celebrada en el Aula Pablo VI, se encontraba el rabino Shlomo Riskin, presidente del Center for Jewish-Christian Understanding and Cooperation (CJCUC).

El CJCUC es una iniciativa de diálogo interreligioso puesta en marcha por este rabino, miembro del Gran Rabinato de Israel, y que tiene como objetivo ayudar al diálogo teológico y de fe con los cristianos que viven en el país.

Riskin, según un comunicado del CJCUC al que ha tenido acceso ZENIT, habló unos momentos con el Papa sobre el trabajo que lleva a cabo este Centro.

“Estamos llevando adelante la llamada de Su Santidad de permanecer en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas cristianos en Israel y de abogar por ellos”, explicó el rabino al Papa. “Estamos buscando formas de aliviar las condiciones de pobreza en esta comunidad religiosa, así como oportunidades de diálogo en cuestiones de fe”.

Según el comunicado, la respuesta del Papa Benedicto XVI al rabino Shlomo Riskin fue: “tenemos que trabajar juntos”.

Después de la Audiencia, el director ejecutivo del CJCUC, David Nekrutman, explicó que el objetivo de esta organización para el año 2011 es el de responder a las cuestiones relativas a la comunidad cristiana en Israel.

La razón, esplicó, es que “por primera vez en la historia los judíos, como mayoría, tienen que tratar a las minorías religiosas, y es obligación del Judaísmo adherirse al mandato bíblico: Amarás al extranjero que vive en tu tierra”.

Según Nekrutman, “como organización cuyo objetivo es mejorar las relaciones entre el Judaísmo y la Cristiandad, el CJCUC siente que el camino para llevar a ser un interlocutor de confianza con los cristianos que viven en Tierra Santa es responder a sus problemas personales”.

Una de las acciones que el CJCUC pretende llevar a cabo es la creación de un programa de preparación para el diálogo entre los judíos y los cristianos, para instruir a los rabinos tanto en Israel como en la Diáspora para mejorar la comprensión y la cooperación en cuestiones religiosas, morales y políticas.

“Tuve la oportunidad de comentarle esto berevmente a Su Santidad, así como las actuales oporttunidades de diálogo para que los cristianos que viajen a Israel conozcan más las raíces judías de su fe”, subrayó Riskin.

Más información: http://cjcuc.com/site/