El papa recibe al rey de Jordania: negociación para poner fin al conflicto en Siria

La trágica situación que vive la sociedad siria irrumpió en los coloquios

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1181 hits

El papa Francisco recibió hoy al rey de Jordania Abdullah II y a su esposa la reina Rania saludándolos en inglés:"¡Welcome!". Fueron recibidos en la sala del troneto, y dsdee aquí se trasladaron para conversar en la sala de la biblioteca, informó la agencia Ansa. El rey le dijo al santo padre "Tengo un gran respeto por lo que Ud. y la Iglesia católica hacen".

Tras el encuentro del santo padre Francisco con el Rey de Jordania, la Oficina de Prensa de la Santa Sede emitió un comunicado en el que precisa que el soberano hachemita después de estar con el santo padre se reunió con el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, quien estuvo acompañado por el arzobispo Dominique Mamberti, secretario para las Relaciones con los Estados”.

“Durante las cordiales conversaciones -indica el comunicado- se abordaron algunos temas de interés común, en particular el fomento de la paz y la estabilidad en Medio Oriente, con especial referencia a la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos y la cuestión de Jerusalén".

"Una especial atención se reservó a la trágica situación en Siria" precisa el despacho, en particular porque "e reafirmó que la vía del diálogo y la negociación entre todos los componentes de la sociedad siria, con el apoyo de la comunidad internacional, son la única opción para poner fin al conflicto y la violencia que cada día causan la pérdida de tantas vidas humanas, sobre todo entre la población civil”.

El Vaticano por su parte "expresó el agradecimiento al rey Abdullah por los esfuerzos que está llevando a cabo en el campo del diálogo interreligioso y por la iniciativa de convocar en Amman, a principios de septiembre, una conferencia sobre los desafíos que enfrentan los cristianos en Oriente Medio, en particular durante este período de cambios socio-políticos".

Y concluye indicando que "se tomó nota de la contribución positiva que las comunidades cristianas aportan a la sociedad en la región, de la que forman parte integrante”.