El Papa renueva su llamamiento por la paz en Oriente Medio y Ucrania

Francisco invita a los presentes a recordar en la oración a los hermanos cristianos que sufren la persecución

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1203 hits

Al finalizar la oración del ángelus, el santo padre Francisco ha renovado su llamamiento y asegurado su oración por la paz en los conflicto de Oriente Medio y Ucrania.

Publicamos a continuación las palabras del Papa:

Queridos hermanos y hermanas,
he acogido con preocupación las noticias que llegan de las comunidades cristianas en Mosul (Irak) y otras partes de Oriente Medio, donde, desde el inicio del cristianismo, han vivido con sus conciudadanos ofreciendo una contribución significativa al bien de la sociedad. Hoy son perseguidos, nuestros hermanos, son perseguidos, son echados, deben dejar sus casas sin tener la posibilidad de llevar nada. Aseguro a estas familias y a estas personas mi cercanía y mi constante oración. Queridísimos hermanos y hermanos tan perseguidos: sé cuánto sufrís, sé que se os está arrebatando todo, estoy con vosotros en la fe en Áquel que ha vencido al mal. Y a vosotros, aquí en la plaza, a todos los que nos siguen por la televisión, invito a recordarles en la oración. Os exhorto, por tanto, a perseverar en la oración por las situaciones de tensión y de conflicto que persisten en distintas partes del mundo, especialmente en Oriente Medio y en Ucrania. El Dios de la paz suscite en todos un deseo auténtico de diálogo y de reconciliación. La violencia no se vence con violencia. ¡La violencia se vence con la paz! Rezamos en silencio pidiendo la paz, todos en silencio. (...) María, Reina de la paz.

Dirijo a todos un cordial saludo, peregrinos procedentes de Italia y de otros países.

Saludo al coro de la diócesis de Killala (Irlanda), las Hermanas Benedictinas de la Divina Providencia y las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida, los fieles de Pescara y Villanova en Padua, los jóvenes de Messina y los niños del campamento estivo de Tivoli.

Por favor, no os olvidéis de rezar por mí.

Deseo a todos un feliz domingo y buen almuerzo. ¡Hasta la vista!