El Papa sigue de cerca la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud

Tras una peregrinación de 600 kms. a pie, llega a Roma la Cruz de los jóvenes

| 328 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 10 agosto (ZENIT.org).- Juan Pablo II está siguiendo personalmente de cerca los detalles de la preparación de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que tendrán lugar en Roma del 15 al 20 de agosto. Se espera la participación de más de un millón de chicos y chicas de todo el mundo procedentes de los cinco continentes.



Esta mañana el pontífice se reunió en la residencia de Castel Gandolfo a los principales responsables de la organización de este acontecimiento. Se trataba del cardenal estadounidense James Francis Stafford, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, del obispo polaco Stanislaw Rylko, secretario de ese organismo vaticano, del profesor uruguayo Guzmán Carriquiry, subsecretario, y del sacerdote italiano Renato Boccardo, jefe de la oficina para los jóvenes de esa misma institución.

Si bien la Sala de Prensa de la Santa Sede no ha ofrecido detalles sobre el encuentro, se sabe que el Papa ha querido informarse sobre la manera en que proceden los preparativos, en especial de la vigilia del 19 de agosto y de la misa de clausura del día siguiente. El domingo pasado, el mismo pontífice quiso mostrar su colaboración en el acontecimiento como un romano más ofreciendo hospitalidad en la residencia pontificia de Castel Gandolfo a quince muchachos y muchachas de los cinco continentes.

Esta mañana llegó a la plaza de San Pedro del Vaticano la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud, que fue entregada por primera ver por Juan Pablo II a los jóvenes en 1994. La cruz, de cuatro metros de altura, había sido confiada a los jóvenes italianos por sus compañeros franceses tras la celebración de las Jornadas Mundiales de París en 1998. En estos dos años, ha peregrinado por todas las diócesis italianas. Desde el 14 de julio, un grupo de jóvenes la han llevado en peregrinación, a pie, durante 600 kilómetros atravesando cuatro regiones italianas de «la Vía Francigena», uno de los tradicionales caminos que recorrían a pie los peregrinos europeos para llegar a Roma. Al inicio, el grupo estaba compuesto por 20 chicos y chicas. Al final de la peregrinación, han llegado hoy a Roma 200.

Por otra parte, han llegado ya a Italia más de 170 mil jóvenes del mundo entero para prepararse en las diócesis del país a participar en el gran encuentro del Papa con la juventud. El 15 de agosto, los jóvenes extranjeros, llegarán acompañados de los italianos a Roma, donde serán acogidos por le pontífice. Mil bosnios han sido hospedados en Ancona, 200 serbios en Fabriano, 300 de los Emiratos Árabes Unidos en Orvieto, 753 israelíes, palestinos y jordanos en Como y Florencia. La diócesis de Bérgamo acoge, por su parte, a 60 jóvenes cubanos.