El Papa subraya la importancia de la acción social cristiana

En especial en los campos educativo y asistencial

| 1919 hits

VITERBO, domingo 6 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- El Papa exhortó hoy, durante la homilía pronunciada durante la Eucaristía en el Valle Faul de Viterbo, a los cristianos a “dar testimonio” a través de la acción social y caritativa de la Iglesia, y especialmente en el campo de la educación.

En este campo, que definió como “prioritario”, deben implicarse “las parroquias, las familias y las diversas realidades asociativas”, así como “los catequistas y todos los educadores” y la escuela, y en particular, “la escuela católica”.

Invitó a los presentes a mirar, en la historia de la Iglesia, a los “modelos siempre actuales, auténticos pioneros de la educación en la fe en los que inspirarse”, entre otros, a santa Rosa Venerini, “verdadera precursora de las escuelas femeninas en Italia” y a santa Lucía Filippini, fundadora de las “Maestras Pías”.

“A estas fuentes espirituales se podrá felizmente acudir aún para afrontar, con lucidez y coherencia, la actual, ineludible y prioritaria, emergencia educativa, gran desafío para toda comunidad cristiana y para toda la sociedad”, añadió.

Otro de los campos en los que pidió un mayor compromiso fue en la acción caritativa de la Iglesia, a la luz de las encíclicas Deus caritas est y Caritas in veritate.

“Es en esta perspectiva que toma rostro la acción caritativa de la Iglesia: sus iniciativas, sus obras son signos de la fe y del amor de Dios, que es Amor”, explicó el Papa.

Recordando el ejemplo de numerosos santos de la diócesis, entre ellos el de la copatrona santa Rosa, cuyo cuerpo incorrupto se venera en el Monasterio de Santa María de las Rosas, el Papa exhortó a promover el voluntariado cristiano, “tanto en el plano personal como en el plano asociativo”, especialmente a través de Cáritas.

“Se suceden las etapas de la historia, cambian los contextos sociales, pero no cambia y no pasa de moda la vocación de los cristianos a vivir el Evangelio en solidaridad con la familia humana, al paso con los tiempos”.

Eso, explicó, “es el compromiso social, eso es el servicio propio de la acción política, eso es el desarrollo humano integral”.

Por último, pidió especialmente a los laicos “no tener a vivir y dar testimonio de la ve en los diversos ámbitos de la sociedad, en las múltiples situaciones de la existencia humana”.

“Como afirma el Concilio Vaticano II, el cristiano está llamado a ser ante el mundo un testigo de la resurrección y de la vida del Señor y un signo del Dios vivo”, añadió, recordando la figura del joven viterbés Mario Fani, precursor de lo que después fue la Acción Católica Italiana.

“Como hizo Jesús con el sordomudo, de la misma forma Dios continúa revelándonos su proyecto mediante acontecimientos y palabras. Escuchar su palabra y discernir sus signos debe ser por tanto el compromiso de cada cristiano y de cada comunidad”, concluyó.

[Por Inma Álvarez]