El Papa subraya la vocación del empresario cristiano a la justicia y al amor

Al recibir a Unión Cristiana de Dirigentes de Empresa de Italia

| 1192 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 5 marzo 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ilustró este sábado la vocación a la justicia y al amor de todo empresario cristiano al recibir a los socios de la rama italiana de la Unión Cristiana de Dirigentes de Empresa.



Con motivo de los sesenta años de esta institución en Italia, el Papa quiso que esta tradicional audiencia no quedara reservada a los miembros del comité directivo, sino que en ella pudieran participar en el Aula Pablo VI los 4.000 socios, acompañados por sus familias.

El Santo Padre comenzó su discurso arrancando sonrisas cuando reconoció: «Me ha impresionado particularmente el propósito que habéis manifestado de tender hacia una ética que vaya más allá de la simple deontología profesional, aunque en el contexto actual esto ya sería mucho»

Esta constatación hizo pensar al pontífice en la relación entre justicia y caridad a la que ha dedicado una reflexión específica en la segunda parte de la encíclica «Deus caritas est», particularmente en los números 26 a 29.

«El cristiano está llamado a buscar siempre la justicia, pero lleva en sí el impulso del amor, que va más allá de la misma justicia», indicó.

El obispo de Roma recordó que «a los fieles laicos les compete particularmente trabajar por un justo orden en la sociedad, participando en primera persona en la vida pública, cooperando con los demás ciudadanos en su responsabilidad personal».

En el cumplimiento de esta misión, dijo, deben estar animados por «la caridad social», «que les hace estar atentos a las personas en cuanto personas, a las situaciones de mayor dificultad y soledad, y también a las necesidades que no son materiales».

Como compromiso del encuentro, el pontífice dejó a los empresarios cristianos la aplicación de las orientaciones que ofrece el «Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia», publicado hace dos años por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz.

Que este volumen, deseó, «se convierta en un punto de referencia constante para examinar las cuestiones, para elaborar los proyectos, para buscar las soluciones a los complejos problemas del mundo del trabajo y de la economía».

El sucesor de Pedro concluyó presentando como modelo de los empresarios a san José, cuya fiesta se celebrará el 19 de marzo.

«Por mi parte, que llevo también su nombre, hoy estoy contento de presentároslo como celestial protector e intercesor para toda iniciativa benemérita, pero antes aún como confidente de vuestra oración, de vuestro compromiso ordinario, ciertamente salpicado de satisfacciones y decepciones, de vuestra cotidiana --y diría tenaz-- búsqueda de la justicia de Dios en los asuntos humanos», dijo.

La Unión Cristiana de Dirigentes de Empresa (UNIAPAC, por sus siglas en francés), agrupa según afirma en su página web a más de 30 000 empresarios de todo el mundo (http://www.uniapac.org)

Celebrará su próximo congreso mundial en el Centro Cultural de Belém (Lisboa, Portugal) del 25 al 27 de mayo de 2006.