El Papa subraya que los medios de comunicación son un “servicio público”

Deben buscar la “verdad cotidiana” que “mejor orienta el camino de la sociedad”

| 1444 hits

CASTEL GANDOLFO, martes 3 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- El mundo de los medios de comunicación tiene “potencialidades extraordinarias” para favorecer el progreso de la humanidad, aseguró el Papa Benedicto XVI a los participantes en la 17ª Asamblea de la Radio de la European Broadcasting Union, que tuvo lugar en Castel Gandolfo.

“El vuestro es un 'servicio público', servicio a la gente, para ayudarla cada día a conocer y comprender mejor lo que sucede y por qué sucede, y a comunicar activamente para participar en el camino común de la sociedad”, afirmó el Papa a los presentes.

La sociedad actual, observó, presenta numerosas situaciones que ponen “en juego valores básicos para el bien de la humanidad”, y la opinión pública “se encuentra a menudo desorientada y dividida”.

Los retos que debe afrontar hoy el mundo, según el Papa, “demasiado grandes y urgentes” como para “desanimarse y rendirse”ante las dificultades.

Entre ellos citó el “respeto de la vida humana, de la defensa de la familia, del reconocimiento de los auténticos derechos y de las justas aspiraciones de los pueblos, de los desequilibrios que causan subdesarrollo y hambre en muchas partes del mundo, de la acogida de inmigrantes, del paro y de la seguridad social, de las nuevas pobrezas y marginaciones sociales, de las discriminaciones y de las violaciones de la libertad religiosa, del desarme y de la búsqueda de solución pacífica de los conflictos”.

En este contexto, indicó, corresponde a las radios y las televisiones la tarea de “alimentar cada día una información correcta y equilibrada y un debate profundo para encontrar las mejores soluciones compartidas sobre estas cuestiones en una sociedad pluralista”.

“Es un deber que requiere alta honradez profesional, corrección y respeto, apertura a las perspectivas distintas, claridad al afrontar los problemas, libertad ante las barreras ideológicas, conciencia de la complejidad de los problemas”, añadió el Papa.

“Se trata de una búsqueda paciente de esa “verdad cotidiana” que mejor traduce los valores en la vida y mejor orienta el camino de la sociedad, que debe buscarse al mismo tiempo con humildad”.

Papel de la Iglesia

“En esta búsqueda, la Iglesia católica tiene una contribución específica que dar, y quiere darla dando testimonio de su adhesión a la verdad que es Cristo, pero al mismo tiempo con apertura y espíritu de diálogo”, subrayó Benedetto XVI. 

La religión, de hecho, “contribuye a purificar la razón, ayudándola a no caer en distorsiones, como la manipulación por parte de la ideología, o la aplicación parcial que no tenga plenamente en cuenta la dignidad de la persona humana”.

Igualmente, “también la religión reconoce tener necesidad del correctivo de la razón para evitar los excesos, como el integrismo o el sectarismo.”. 

Por ello, invitó a los presentes a “ promover y alentar el diálogo entre fe y razón en la perspectiva del servicio al bien común”.

También quiso destacar la rápida aceptación que tuvo la radio en la Iglesia católica, casi desde su invención, así como su importancia para los papas durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.

“Cuando mi predecesor Pío XI se dirigió a Guglielmo Marconi para que dotase al Estado de la Ciudad del Vaticano de una emisora de radio a la altura de la mejor tecnología disponible en aquel tiempo, demostró haber intuido con agudeza en qué dirección se estaba desarrollando el mundo de las comunicaciones, y qué potencialidades podía ofrecer la radio para el servicio de la misión de la Iglesia”.

A través de la radio, los pontífices “pudieron transmitir más allá de las fronteras mensajes de gran importancia para la humanidad”, así como “apoyar durante mucho tiempo las esperanzas de creyentes y pueblos sometidos a regímenes opresores de los derechos humanos y de la libertad religiosa”.

“Desde los discursos de Pío XII, pasando a través de los documentos del Concilio Vaticano II, hasta mis más recientes mensajes sobre las nuevas tecnologías digitales, está atravesado por una vena de optimismo, de esperanza y de simpatía sincera verso hacia aquellos que trabajan en este campo para favorecer el encuentro y el diálogo, servir a la comunidad humana, contribuir al crecimiento pacífico de la sociedad”, concluyó Benedicto XVI.