El papa va al encuentro de los jóvenes argentinos

Será el jueves en la Catedral de Río de Janeiro. La visita no estaba prevista en el programa inicial

Río de Janeiro, (Zenit.org) Redacción | 1126 hits

El santo padre acudirá al encuentro de los jóvenes argentinos que han peregrinado a Río de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud 2013. Lo ha confirmado el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, e informó que el encuentro tendrá lugar en la Catedral de la ciudad de Río de Janeiro: "se ha añadido en el programa, para el jueves, un encuentro con los jóvenes argentinos - al menos una representación de ellos - que estarán en la Catedral de Río de Janeiro: el papa pasará a saludarles". Está previsto que sea a las 12.00 del medio día.

Informa también la agencia de noticias AICA, que el padre Darío Quintana OAR, coordinador de la Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Argentina, informó que tuvo la oportunidad de ver al papa cuando ingresó al subsuelo del templo mayor de Río el lunes 22 para cambiar de coche y saludar a los miles de fieles que estaban en las calles: "Nos saludó, me vio, e hizo un gesto de reconocimiento, como suele hacer. Y nos hizo un gesto, como diciendo 'nos vemos pronto' ". El hecho sucedió a las 17.05, momento en que la catedral de San Sebastián ya se encontraba abarrotada de fieles, que habían comenzado a llegar una hora antes.

En una entrevista a Radio Vaticana, el padre Lombardi explica cómo vivió el papa Francisco la jornada de ayer y la misa de inauguración: "naturalmente, esto es también para el papa un evento muy importante, aunque si él no estuvo presente: tradicionalmente, el papa no está presente en este evento pero sabe que es precisamente el punto de partida de estas jornadas y por tanto ya se siente un poco el pulso de cómo serán estos días. Si hemos tenido ya más de medio millón de jóvenes esta tarde (refiriéndose a la tarde de ayer) con el frío, la lluvia, esto quiere decir que las cosas están yendo muy bien. El entusiasmo se ha sentido, se ha visto que había un gran deseo, una gran espera por parte de los jóvenes y por tanto del papa, que ha seguido por televisión el evento, sabe que cuando llegué él quién sabe que pasará....".