El papa visitará Cerdeña en septiembre

Francisco ha anunciado su deseo de visitar el santuario de la Virgen del Buen Aire

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 828 hits

Esta mañana durante la audiencia general el papa ha anunciado por sorpresa que visitará el santuario de la Virgen del Buen Aire en Cagliari, capital de la isla de Cerdeña. El anuncio lo ha hecho delante de muchos peregrinos sardos que se encuentran en Roma acompañando a sus obispos que están en visita "Ad Limina". Éste será el segundo viaje apostólico del papa Francisco, el primero será a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud.

Ha dicho que será "casi seguro en el mes de septiembre" porque entre la ciudad de "Buenos Aires y Cagliari hay una hermandad. Ha explicado que "por una historia antigua, precisamente en el momento de la fundación de la ciudad de Buenos Aires, cuando el fundador la fundó quería llamarla ciudad de la Santísima Trinidad, pero los marineros, que la habían llevado allí, eran de Cerdeña y ellos querían que se llamase ciudad de la Virgen del Buen Aire y hubo un encuentro entre ellos y al final hicieron una negociación y el nombre de la ciudad era demasiado largo, se llamaba ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Nuestra Señora del Buen Aire, pero al ser tan largo, solamente permanecen las últimas palabras: Buenos Aires, pero es por nuestra Virgen".

Este santuario también fue lugar de visita tanto para Benedicto XVI, que estuvo en septiembre de 2008; como para Juan Pablo II, que acudió en octubre de 1985.

Tal y como ha explicado el papa Francisco, su ciudad natal, Buenos Aires, se llama así por la devoción del fundador a Nuestra Señora del Buen Aire en Cerdeña. En su primera fundación (2 de febrero de 1536) Pedro de Mendoza dedicó el lugar a Nuestra Señora Santa María del Buen Aire para mantener la promesa que hizo a la Patrona de los navegantes que se encontraba en la Cofradía de los Mareantes de Triana de la que era miembro. También en la refundación de la ciudad, hecha por Juan de Garay en 1580, el nombre definitivo era "Ciudad de la Santísima Trinidad en el Puerto de Santa María del Buen Aire". De hecho, "Buen Aire" era la castellanización del nombre de la Virgen del Buen Aire, es decir, de la Virgen de la Candelora cuyos padres mercedarios habían edificado un santuario para los navegantes en Cagliari y que era venerada también por los navegantes de Cádiz, España.

Cuenta la historia que en 1370 llegó a las playas de Cerdeña, entonces dominada por los catalanes, una caja que contenía una imagen de una Virgen que llevaba al niño Jesús en un brazo y en otro una vela. Desde entonces fue venerada como la Virgen de los navegantes y se llamo "Bonaria" o del "Buen Aire".

En el tiempo de la dominación catalana de Cerdeña se hizo muy conocida por los españoles. En España a manos de los marianos su culto se hizo popular, especialmente en el puerto de Sevilla, de donde partían las expediciones hacia las nuevas conquistas.

Así llegó al Río de la Plata llevada por dos sacerdotes que formaban parte del grupo de Don Pedro Mendoza quien, por su devoción a la Virgen, decidió honrarla concediendo su nombre a la ciudad fundada.